Publicado en Diario Judicial

APROXIMACIÓN SISTÉMICA A LAS COOPERATIVAS DE TRABAJO

Dr. Rodolfo Capón Filas

En el estricto marco del presente aporte, los derechos humanos interesados refieren al trabajo y a las condiciones dignas de trabajo. Por ello, la perspectiva de un empleo decente, la promoción de las cooperativas de trabajo, la protección del sector informal de la economía, elementos en que se halla comprometida la OIT, lucen adecuados para un discurso operativo.

Cada uno debe cumplir su labor en esta gran tarea del Pleno Empleo. Aún el más débil, como lo describe LEOPOLDO LUGONES en Vado, en La Guerra Gaucha (edic.Centurión, BsAs, 1962, pág.151).

INDICE
Introducción: Marco referencial
A. Realidad
A. Universo de las cooperativas
b. Origen y desenvolvimiento
B. Valores
Introducción
a. En búsqueda de un empleo decente
b. Promoción de las cooperativas
Recomendación 193 (2002) de la OIT
c. Promoción del sector informal de la economía
C. Normas
a. Constitución Nacional
b. Constituciones Provinciales
c. Régimen general de cooperativas (ley 20.337, B.O.15.05.73)

Estructura
Asociados
Distribución de ingresos económicos
Consejo de Administración
Comité ejecutivo
Gerentes
Representación
d. Estructura de las cooperativas de trabajo
D. Conducta transformadora
a. Comportamiento de los trabajadores
b. Comportamiento de los profesionales
c. Comportamiento de las agencias del Estado
d. Comportamiento del Poder Judicial
e. Hacia el Pleno Empleo
Bibliografía
Introducción: Marco referencial

1.La decisión meramente formal, utilizada por la doctrina tradicional, se queda en la superficie del Derecho sin ahondar en las profundidades del caso concreto, constituido no sólo por normas sino también por realidades, valores y conducta transformadora, como expresa la Teoría Sistémica del Derecho Social, de acuerdo a la cual el Derecho (d) es un conjunto, integrado por dos entradas, la realidad ® y los valores (v) y dos salidas, las normas (n) y la conducta transformadora (t).
Puede formularse: d = (r + v) + ( n + t).
2.En una especie de suma positiva (1 + 1 = 2), las relaciones laborales se basan en el respeto mutuo, en la buena fe y en el sentido común, guardando en los archivos de la historia, junto con el arado de mancera y las ruecas de nuestras abuelas, el autoritarismo empresario, operación de resultado negativo (1 - 1 = 0), en que la ventaja de uno se logra por la desventaja del otro. Como expresa Amartya K.Sen, Premio Nóbel de Economía 1998, "El asunto se vuelve particularmente relevante cuando se examina la posibilidad de tener un sistema moral sustantivo que dé absoluta prioridad a ciertas restricciones relacionadas con los derechos. En tal sistema, los derechos imponen restricciones que no pueden ser relajadas y que tienen el efecto de excluir ciertas alternativas. Las personas han de obedecer tales restricciones, no importan qué otras cosas puedan o no hacer"("Bienestar, justicia y mercado", Paidós, Barcelona, 1997, pág.102).
3. Los Derechos Humanos, como expresan la doctrina alemana (cr.Martin Kriele, Einführung in die Staatslehre, Rowohlt, Hamburgo, 1975, Parte II, Cap.3) y la portugesa (cr. Jorge Reis Novais, Contributo para uma Teor¡a do Estado de Direito, Coimbra, 1987, Cap.III.2.1; José Abrantes, Direito do Trabalho, Ensaios, Cosmos, Lisboa, 1995, pág.35) irradian su eficacia no sólo sobre el Estado sino también sobre la sociedad civil y las empresas hasta tal punto que "el principal papel del Juez reside en su independencia para velar las libertades públicas y acrecentar el respeto por los Derechos Humanos porque el Poder Judicial tiene un compromiso histórico y moral con la preservación de la dignidad del hombre" (Benedito Calheiros Bomfim, A Crise do Direito e do Judiciario, Destaque, R¡o de Janeiro, 1999, pág. 71).
Este compromiso judicial, ético en sus raíces, se normativiza a partir de la directiva constitucional expresada en el art. 14 y en el 14 bis de la Constitución vigente. Como los documentos de Derechos Humanos enumerados en la Constitución Nacional art. 75, inc.22, son superiores a las leyes, ya no se puede prescindir de ellos en la solución de los casos concretos, con el agregado que la prescindencia puede originar responsabilidad internacional del Estado Argentino (CS, "Méndez Valles, Fernando c/A.M.Pescio SCA", 26.12.1995). Del mismo modo, la Declaración Sociolaboral del Mercosur, por emanar del Tratado de Asunción, es superior a las leyes (C.N., art.75,inc.24).
Los instrumentos indicados, basados en la dignidad del hombre, buscan la dignificación del trabajador como parte hiposuficiente de la relación laboral. De ahí que todo lo referente a las indemnizaciones han de considerarse como elemento axiológico y no como componente económico de los costos.
La dignidad del hombre, fuerza que surge de su naturaleza y se expande a todos los componentes de la sociedad civil, se ha expresado en la Carta Internacional de derechos humanos, especialmente en la Declaración Universal de derechos humanos (art.1) y en el Pacto Internacional de derechos económicos, sociales y culturales (art. 3). También en la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre (Preámbulo).
Siempre, pero sobre todo en un mundo conflictivo como el actual, importa la doctrina de las Naciones Unidas en la Conferencia Mundial de Derechos Humanos (Viena, 14 a 25 de junio de 1993):
"Todos los derechos humanos tienen su origen en la dignidad y el valor de la persona humana. Esta es el sujeto central de los derechos humanos y las libertades fundamentales, por lo que debe ser el principal beneficiario de esos derechos y libertades".De allí "la responsabilidad de todos los Estados, de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas, de fomentar y propiciar el respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales de todos, sin hacer distinción alguna por motivos de raza, sexo, idioma o religión, y crear condiciones bajo las cuales puedan mantenerse la justicia y el respeto de las obligaciones emanadas de los tratados y otras fuentes del derecho internacional, promover el progreso social y elevar el nivel de vida dentro de un concepto más amplio de la libertad, practicar la tolerancia y convivir en paz como buenos vecinos y emplear un mecanismo internacional para promover el progreso económico y social de todos los pueblos" formas de discriminación y violencia a que siguen expuestas las mujeres en todo el mundo. Exige "que todos los pueblos del mundo y todos los Estados Miembros de las Naciones Unidas emprendan con renovado impulso la tarea global de promover y proteger todos los derechos humanos y las libertades fundamentales para garantizar el disfrute pleno y universal de esos derechos"…"cada Estado debe prever un marco de recursos eficaces para reparar las infracciones o violaciones de los derechos humanos. La administración de justicia, en particular los organismos encargados de hacer cumplir la ley y del enjuiciamiento así como un poder judicial y una abogacía independientes, en plena conformidad con las normas contenidas en los instrumentos internacionales de derechos humanos, son de importancia decisiva para la cabal realización de los derechos humanos sin discriminación alguna y resultan indispensables en los procesos de democratización y desarrollo sostenible".
A. Realidad
a.Universo de las cooperativas
Sobre 15.590 cooperativas (segundo semestre 2001)
Trabajo 6182 40,00%
Vivienda 2951 19,00%
Agropecuarias 2148 14,00%
De servicios 1885 12,00%
De provisiones 1389 09,00%
De crédito 313 02,00%
De consumo 255 02,00%
De seguros 52 0,34%
b.Origen y desenvolvimiento
1.La migración europea aportó dirigentes sociales e ideas, propias de la experiencia del país de origen; italianos, españoles principalmente, y en mucha menos dimensión algunos grupos judíos, fueron el nervio motor de las primeras cooperativas. En otro escorzo, socialistas que abrigaban ideas de cambio, en las relaciones entre el capital y el trabajo, en el sector obrero; y entre los arrendatarios y propietarios de tierras rurales, en le sector agropecuario. Trabajadores y arrendatarios estaban sometidos a un régimen de semiesclavitud. En el sector agrario generó la entidad más representativa, la Federación Agraria Argentina, de ella nacieron dos ramas cooperativas, luego de haber protagonizado una suerte de "revolución campesina", denominada Grito de Alcorta.
2.La ley 11.380 autorizaba al Banco de la Nación a otorgar préstamos especiales a las sociedades cooperativas. Luego de la ley 11.388, se sanciona la 20.337 (1973)
3.La actitud de los gobiernos no fue pareja; el cooperativismo fue apoyado durante algunos; en algunos períodos el gobierno tomó parte activa (ya se trate del gobiernos nacional o los gobiernos provinciales) y en otros casos benefició al cooperativismo con créditos, exenciones impositivas, desgravaciones, subsidios o subvenciones, asesoramientos, inclusión del tema en algunos ámbitos de la enseñanza, designación de técnicos o profesionales a costa del Estado para que se desempeñen en las entidades cooperativas, creación de organismo público especial de aplicación, etcétera.
Sin embargo, el único común denominador estriba en que el desarrollo cooperativo fue, prevalentemente, obra de los particulares, cooperadores o dirigentes sociales. Y lo continúa siendo, más todavía en el momento actual en que la ideología imperante no quiere favorecer un tipo de agente del bienestar social que no se com-padece con los intereses de sectores políticos y empresarios.
El Poder Ejecutivo Nacional resolvió disolver la Secretaría de Acción Cooperativa y no se arbitró aún ninguna medida para una solución sustitutiva. Resultó sugestivo -y lo menciono aquí como indicio- que el gobierno nacional no tuvo representación alguna en la celebración del Día Internacional de la Cooperación, en 1990. Ante ello, CONINAGRO, la confederación de cooperativas del agro de todo el país, declaró: "Frente a este tema puntual, el cooperativismo se pregunta cuál es el grado de interés y considerando que merece el cooperativismo después de cien años de trabajo creativo en el país, ayudando a la formación de la convivencia social, el ahorro, la inversión y la solidaridad" (Aquí Faca, Buenos Aires, 8 de agosto de 1990).
Además, el cooperativismo agrario fue desplazado del directorio del Banco de la Nación Argentina, de la Administración Nacional del Seguro de Salud (ANSAL), de la Provincia de Buenos Aires y el Mercado Central de Buenos Aires, a pesar de que durante los gobiernos justicialistas y radicales fue una tradición que algunas entidades intermedias ocuparan funciones específicas en el gobierno nacional y en los gobiernos provinciales.
B.Valores
Introducción
En el estricto marco del presente aporte, los derechos humanos interesados refieren al trabajo y a las condiciones dignas de trabajo.
Por ello, la perspectiva de un empleo decente, la promoción de las cooperativas de trabajo, la protección del sector informal de la economía, elementos en que se halla comprometida la OIT, lucen adecuados para un discurso operativo.
a.En búsqueda de un empleo decente
0IT, Memoria del Director General (1998)
1.Dicha Memoria introduce en el lenguaje de las ciencias sociales el término trabajo decente, logrado en condiciones de libertad, equidad, seguridad y dignidad humana. Se trata de un trabajo libre, productivo y seguro, en el que se respeten los derechos laborales, se logren ingresos adecuados, dentro de un marco de protección social, diálogo social, libertad sindical, negociación colectiva y participación. El mejor acercamiento al concepto es dado por la conciencia popular sobre su contenido: las personas, con o sin empleo, buscan un puesto de trabajo con perspectivas futuras, que les permita equilibrar condiciones de trabajo con condiciones de vida, brindarles la posibilidad de educar a sus hijos o retirarlos del trabajo infantil.
2.El concepto encierra varios elementos, entre ellos la igualdad de género, de la igualdad de reconocimiento y de la capacitación de las mujeres para que puedan tomar decisiones y asumir el control de su vida, las competencias personales para situarse en el mercado, la actualización tecnológica, la preservación de la salud, la necesaria y justa participación económica en las riquezas que se ha ayudado a crear. Desde un ángulo negativo, se trata de la ausencia de discriminación en el empleo, de tener voz en el lugar de trabajo y en la sociedad civil. Si para muchos es el camino para salir de la pobreza, para otros es la variable que les permite realizar las aspiraciones personales y manifestar solidaridad para con los demás. En las situaciones más duras, el trabajo decente expresa el tránsito de la mera subsistencia vegetativa a la existencia ciudadana, dejando atrás los leprosarios sociales. En todas partes, y para todos, el trabajo decente garantiza la dignidad humana.
3. De la Memoria se desprende:
Es una finalidad primordial disponer un trabajo decente para los hombres y las mujeres del mundo entero. Es la necesidad más difundida, compartida por individuos, familias y comunidades en todo tipo de sociedad y nivel de desarrollo. Es una reivindicación mundial con la que están confrontados los dirigentes políticos y de empresa de todo el mundo. El marco social del empleo ha cambiado desde 1919 en que se fundara la OIT. La evolución de los sistemas tecnológicos y de producción ha transformado la conciencia social y suscitado un nuevo modo de entender la identidad personal y los derechos humanos. Debido a las mayores posibilidades de elección de los consumidores y de acceso al saber, y a nuevos medios de comunicación, los individuos y las instituciones sociales no son ya meramente sujetos sino también actores en potencia de la mundialización. Las preferencias sociales influyen en el funcionamiento del mercado y repercuten en el prestigio de las empresas, para cuyo éxito es cada vez más indispensable tener buena reputación. El cambio no es únicamente económico y social. En el orden político, muchos países constatan hoy que están sometidos a la vez al ojo crítico de los mercados y de la opinión pública, sin el beneficio de la duda y las subvenciones financieras que caracterizaron la Guerra Fría. Por otra parte, los problemas de inseguridad de los seres humanos y de desempleo han vuelto a ser uno de los elementos capitales del quehacer político en la mayoría de los países. La dimensión social de la mundialización y los problemas y exigencias que impone al mundo del trabajo tienen hoy una proyección pública. Se percibe con creciente claridad que los mercados no operan independientemente de su entorno social y político. Se estima cada vez más que la protección social y el diálogo social, por ejemplo, son elementos im-prescindibles del propio ajuste. La experiencia de las economías en transición, la creciente polarización social, la exclusión de África y la crisis reciente de los mercados incipientes han puesto de manifiesto la necesidad de contar con un sólido marco social para apuntalar la nueva arquitectura financiera.
Fuente: www.ilo.org
b.Promoción de las cooperativas
Recomendación 193 (2002) de la OIT
1.La OIT reconoce la importancia de las cooperativas para generar empleos decentes y activar la economía en su conjunto.
2.Sostiene que la búsqueda de un empleo decente también se aplica a las cooperativas.
3.Propicia una red mundial de cooperativas para hominizar la globalización.
4.Define la cooperativa como asociación autónoma de personas unidas voluntariamente para satisfacer sus necesidades y aspiraciones económicas, sociales y culturales en común a través de una empresa de propiedad conjunta, y de gestión democrática.
5. Políticas nacionales
"Las políticas nacionales deberían, especialmente:

a) promover la aplicación de las normas fundamentales del trabajo de la OIT y de la Declaración de la OIT relativa a los principios y derechos fundamentales en el trabajo, a todos los trabajadores de las cooperativas sin distinción alguna;
b) velar por que no se puedan crear o utilizar cooperativas para evadir la legislación del trabajo ni ello sirva para establecer relaciones de trabajo encubiertas, y luchar contra las seudo-cooperativas, que violan los derechos de los trabajadores, velando por que la legislación del trabajo se aplique en todas las empresas;
c) promover la igualdad de género en las cooperativas y en sus actividades;
d) promover la adopción de medidas para garantizar que se apliquen las mejores prácticas laborales en las cooperativas, incluido el acceso a la información pertinente;
e) desarrollar las competencias técnicas y profesionales, las capacidades empresariales y de gestión, el conocimiento del potencial económico, y las competencias generales en materia de política económica y social de los socios, de los trabajadores y de los administradores, y mejorar su acceso a las tecnologías de la información y la comunicación;
f) promover la educación y la formación en materia de principios y prácticas cooperativos en todos los niveles apropiados de los sistemas nacionales de enseñanza
y formación y en la sociedad en general;
g) promover la adopción de medidas relativas a la seguridad y salud en el lugar de trabajo;
h) proporcionar formación y otras formas de asistencia para mejorar el nivel de productividad y de competitividad de las cooperativas y la calidad de los bienes y servicios que producen;
i) facilitar el acceso de las cooperativas al crédito;
j) facilitar el acceso de las cooperativas a los mercados;
k) promover la difusión de la información sobre las cooperativas, y
l) tratar de mejorar las estadísticas nacionales sobre las cooperativas, con miras a su uso en la formulación y aplicación de políticas de desarrollo.
Debería alentarse a las organizaciones de trabajadores a:
a) orientar y prestar asistencia a los trabajadores de las cooperativas para que se afilien a dichas organizaciones;
b) ayudar a sus miembros a crear cooperativas, incluso con el objetivo concreto de facilitar el acceso a bienes y servicios básicos;
c) participar en comités y grupos de trabajo a nivel internacional, nacional y local para tratar asuntos económicos y sociales que tengan repercusiones en las cooperativas;
d) contribuir a la creación de nuevas cooperativas y participar en las mismas, con miras a la creación o al mantenimiento de empleos, incluso en los casos en que se contemple el cierre de empresas;
e) contribuir en programas destinados a las cooperativas para mejorar su productividad y participar en los mismos;
f) fomentar la igualdad de oportunidades en las cooperativas;
g) promover el ejercicio de los derechos de los trabajadores asociados de las cooperativas, y
h) emprender otras actividades para la promoción de las cooperativas, inclusive en los campos de la educación y la formación.

Advertencia. Posición argentina en la Conferencia
El Gobierno estima loable el esfuerzo que realiza la Organización Internacional del Trabajo en favor de todas las actividades que desarrolla el hombre con vistas a mejorar su calidad de vida. En ese sentido, es totalmente auspicioso que se considere a nivel internacional la regulación de esta temática como fenómeno que se ha ido extendiendo en el mundo a lo largo del tiempo.
Al Gobierno le interesa señalar respecto de los alcances de la ley núm. 24557
sobre riesgos del trabajo y atento a la universalidad subjetiva de cobertura que postula, que los trabajadores de las cooperativas están contemplados en el ámbito de aplicación de la ley, específicamente en el artículo 2, apartado 2, inciso c), donde se dispone que el Poder Ejecutivo Nacional podrá incluir en el ámbito de la ley de riesgos del trabajo a los trabajadores vinculados por relaciones no laborales.
Sin embargo, el Gobierno no cree oportuno incluir el tratamiento de la cobertura
de este tipo de trabajadores en las conclusiones sobre la promoción de las cooperativas, por no haberse reglamentado todavía los aspectos instrumentales relacionados con dicha cobertura.
Unión Industrial Argentina (UIA): Los principios generales que deberían tenerse
en cuenta al redactarse un proyecto de recomendación sobre la promoción de las
cooperativas son los siguientes: las cooperativas son empresas asociativas, voluntariamente organizadas por miembros que tienen empleo por cuenta propia; el instrumento debería afirmar la promoción de las cooperativas como entidades comerciales organizadas por miembros para beneficio mutuo; la recomendación no debería transformarse en un nuevo instrumento internacional sobre normas y condiciones de trabajo dentro de las cooperativas, sin distinguir claramente las condiciones de socio y/o empleado en una cooperativa; y las cooperativas no deberían recibir por parte de los gobiernos un trato preferencial, siendo de vital importancia que el principio de igualdad de condiciones para todas las actividades económicas sea mantenido.
La CGT nada tiene que opinar al respecto.
Fuente: www.ilo.org
c.Promoción del sector informal de la economía
OIT, Resolución relativa al trabajo decente y la economía informal (2002)
Los déficit de trabajo decente son más acusados en la economía informal. Desde el punto de vista de los trabajadores no protegidos, los aspectos negativos del trabajo de la economía informal superan con creces los aspectos positivos. Los trabajadores de la economía informal no están reconocidos, registrados, reglamentados o protegidos en virtud de la legislación laboral y la protección social, por ejemplo en los casos en que su situación de empleo es ambigua y, por consiguiente, no pueden disfrutar de sus derechos fundamentales, ejercerlos o defenderlos. Como generalmente no están organizados, la representación colectiva ante los empleadores o las autoridades públicas es insuficiente o inexistente. A menudo, el trabajo de la economía informal se caracteriza por lugares de trabajo pequeños o no definidos, condiciones de trabajo inseguras e insalubres, bajos niveles de competencias y productividad, ingresos bajos o irregulares, largas jornadas laborales y por falta de acceso a la información, los mercados, los recursos financieros, la formación y la tecnología. Puede decirse que los trabajadores de la economía informal se caracterizan por diferentes niveles de dependencia y vulnerabilidad.
Fuente: www.ilo.org

C. Normas
a.Constitución Nacional
El trabajo en sus diversas formas (entre ellas la del sector informal de la economía informal y la de las cooperativas de trabajo) gozará de la protección de las leyes que asegurarán condiciones dignas de trabajo (art.14 bis).
b.Constituciones Provinciales
1.La Ciudad Autónoma de Buenos Aires promueve la economía social. Dentro de ella, las cooperativas (art.48).
2.Buenos Aires fomenta las cooperativas y les brinda un tratamiento tributario y financiero acorde con su naturaleza (art.41).
3.Catamarca las fomenta, las fiscaliza, apoya su desarrollo, difunde la educación cooperativista y la capacitación de sus dirigentes (art. 58,3).
4.El Chaco favorece la cooperación libre sin fines de lucro, mediante la asistencia, difusión y fiscalización (art.52).
5.Chubut fomenta las cooperativas y las exime de impuestos (art.67).
6.Córdoba las fomenta y promueve. El Estado les asegura asistencia, difusión y fiscalización (art.36).
7.Entre Ríos estimula y protege a las cooperativas (art.41).
8.Misiones puede reservar espacios económicos y destinarlos a las cooperativas cuando predomine el interés público y en los que la actividad privada sea insuficiente, monopólica o privilegiada (art.61).
Reconoce la función social de las cooperativas, favorecerá su incremento y fomentará su acceso a los mercados (art.62).
9.San Juan alienta la autogestión de las empresas (art.63).
10.En San Luis el Estado reconoce la función económica y social del cooperativismo. Estimula la autogestión y las cooperativas de distinta índole (art.85).
11.Santa Fe reconoce la importancia del cooperativismo, lo promueve y fomenta (art.26).
12.Tierra del Fuego alienta la organización y el desarrollo de las cooperativas, que deben cubrir necesidades comunes, propender al bienestar general y brindar servicios sin fines de lucro (art.30).
c.Régimen general de cooperativas (ley 20.337, B.O.15.05.73)
Estructura
Las cooperativas son entidades fundadas en el esfuerzo propio y la ayuda mutua para a organizar y prestar servicios, que reúnen los siguientes caracteres:1º Tienen capital variable y duración ilimitada; 2º No ponen límite estatutario al número de asociados ni al capital;3º Conceden un solo voto a cada asociado, cualquiera sea el número de sus cuotas sociales y no otorgan ventaja ni privilegio alguno a los iniciadores, fundadores y consejeros, ni preferencia a parte alguna del capital; 4º Reconocen un interés limitado a las cuotas sociales, si el estatuto autoriza aplicar excedentes a alguna retribución al capital; 5º Cuentan con un número mínimo de diez asociados, salvo las excepciones que expresamente admitiera la autoridad de aplicación y lo previsto para las cooperativas de grado superior; 6º Distribuyen los excedentes en proporción al uso de los servicios sociales, de conformidad con las disposiciones de esta ley, sin perjuicio de lo establecido por el artículo 42 para las cooperativas o secciones de crédito; 7º No tienen como fin principal ni accesorio la propaganda de ideas políticas, religiosas, de nacionalidad, región o raza, ni imponen condiciones de admisión vinculadas con ellas; 8º Fomentan la educación cooperativa;9º Prevén la integración cooperativa; 10 Prestan servicios a sus asociados y a no asociados en las condiciones que para este último caso establezca la autoridad de aplicación y con sujeción a lo dispuesto en el último párrafo del artículo 42; 11 Limitan la responsabilidad de los asociados al monto de las cuotas sociales suscriptas; 12 Establecen la irrepartibilidad de las reservas sociales y el destino desinteresado del sobrante patrimonial en casos de liquidación.
Son sujetos de derecho con el alcance fijado en esta ley.
Asociados
Pueden ser asociados las personas físicas mayores de dieciocho años, los menores de edad por medio de sus representantes legales y los demás sujetos de derecho, inclusive las sociedades por acciones, siempre que reúnan los requisitos establecidos por el estatuto. Dentro de tales supuestos el ingreso es libre, pero podrá ser supeditado a las condiciones derivadas del objeto social.
Los asociados pueden retirarse voluntariamente en la época establecida en el estatuto, o en su defecto, al finalizar el ejercicio social dando aviso con treinta días de anticipación.
La exclusión puede ser apelada ante la asamblea en todos los casos.
La valuación de los aportes no dinerarios se hará en la asamblea constitutiva o, si éstos se efectuaran con posterioridad, por acuerdo entre el asociado aportante y el consejo de administración, el cual debe ser sometido a la asamblea. Los fundadores y los consejeros responden en forma solidaria e ilimitada por el mayor valor atribuido a los bienes, hasta la aprobación por la asamblea. Si en la constitución se verifican aportes no dinerarios, éstos deberán integrarse en su totalidad. Cuando para la transferencia del aporte se requiera la inscripción en un registro, ésta se hará preventivamente a nombre de la cooperativa en formación.
Distribución de ingresos económicos
De los excedentes repartibles se destinará: 1º El cinco por ciento a reserva legal; 2º El cinco por ciento al fondo de acción asistencial y laboral o para estímulo del personal; 3º El cinco por ciento al fondo de educación y capacitación cooperativas; 4º Una suma indeterminada para pagar un interés a las cuotas sociales si lo autoriza el estatuto, el cual no puede exceder en más de un punto al que cobra el Banco de la Nación Argentina en sus operaciones de descuento; 5º El resto para su distribución entre los asociados en concepto de retorno: a) En las cooperativas o secciones de consumo de bienes o servicios, en proporción al consumo hecho por cada asociado; b) En las cooperativas de producción o trabajo, en proporción al trabajo efectivamente prestado por cada uno; c) En las cooperativas o secciones de adquisición de elementos de trabajo, de transformación y de comercialización de productos en estado natural o elaborados, en proporción al monto de las operaciones realizadas por cada asociado; d) En las cooperativas o secciones de crédito, en proporción al capital aportado o a los servicios utilizados, según establece el estatuto; e) En las demás cooperativas o secciones, en proporción a las operaciones realizadas o a los servicios utilizados por cada asociado.
Consejo de Administración
Es elegido por la asamblea con la periodicidad, forma y número previstos en el estatuto. Los consejeros deben ser asociados y no menos de tres. La duración del cargo de consejero no puede exceder de tres ejercicios. Los consejeros son reelegibles, salvo prohibición expresa del estatuto.
Comité ejecutivo
El estatuto o el reglamento pueden instituir un comité ejecutivo o mesa directiva, integrados por consejeros, para asegurar la continuidad de la gestión ordinaria. Esta institución no modifica las obligaciones y responsabilidades de los consejeros.
Gerentes
El consejo de administración puede designar gerentes, a quienes puede encomendar las funciones ejecutivas de la administración. Responden ante la cooperativa y los terceros por el desempeño de su cargo en la misma extensión y forma que los consejeros. Su designación no excluye la responsabilidad de aquellos.
Representación
La representación corresponde al presidente del consejo de administración. El estatuto puede, no obstante, autorizar la actuación de uno o más consejeros. En ambos supuestos obligan a la cooperativa por todos los actos que no sean notoriamente extraños al objeto social. Este régimen se aplica aún en infracción de la representación plural, si se tratara de obligaciones contraídas mediante títulos, valores, (*) por contratos entre ausentes, de adhesión o concluidos mediante formularios, salvo cuando el tercero tuviera conocimiento efectivo de que el acto se celebra en infracción de la representación plural. Esta consecuencia legal respecto de los terceros no afecta la validez interna de las restricciones estatutarias y la responsabilidad por su infracción.
d.Estructura de las cooperativas de trabajo
1.En la legislación argentina fueron denominadas "cooperativas de producción" (ley 11.388) y "cooperativas de producción o trabajo" (en el art. 42 de la ley 20.337).
En la actualidad existe un régimen general, pero existen resoluciones ministeriales y del organismo de aplicación con relación a las distintas clase de cooperativas. En este momento existen siete proyectos de leyes nacionales que constituyen regulaciones específicas de las cooperativas de trabajo. De cualquier modo se han desarrollado suficientemente, pero es conveniente una mayor extensión, tratando de impedir el mal principal: el fraude contractual.
2.La cooperativa de trabajo, como figura del trabajo autogestionado, evita la dicotomía entre empleador y trabajadores. Por esa razón, ya en 1980 la propuse como síntesis dialéctica del Derecho del Trabajo, finalizando con su exposición la primera versión de la Teoría Sistémica del Derecho Social (cr. "Derecho laboral", Platense, La Plata, 1980, tomo II, Cap. XIV).
En ella no existe dualidad entre asociado y trabajador porque el aporte social de cada uno es el trabajo. No existe dualidad entre trabajador y empleador porque las grandes líneas de diseño, organización, producción, contralor, distribución de resultados, son decididas por todos en asamblea en la que cada miembro tiene un voto.
3.La cooperativa de servicios interesa ya que puede brindar tareas valiosas, entre otras, la docencia, la investigación, la atención de la salud, el transporte, organizando y llevando adelante experiencias importantes como las agrupadas en el Sector de Economía del Trabajo en Chile, Colombia, Israel, Suecia. En tales muestras, las cooperativas son verdaderas empresas y como tal afrontan el riesgo del mercado.
4.Sin embargo, demostrando el acierto del adagio romano "corruptio optimi, pessima", ciertas cooperativas formales son in re ipsa fraudulentas porque prestan servicios en terceras empresas, reemplazando a los trabajadores que las mismas debieran incorporar y aligerando de ese modo los costos de producción. Lo que era una síntesis del problema, se presenta como un nuevo modo de explotación capitalista. Ya no se trata de servicios en propias empresas sino de tareas en empresas ajenas. Este proceder es perseguido por el decreto 2015/94 (BO 16.11.94) y la resolución 1510/94 INAC, normas que, en una situación de fraude objetivo, enmarcan una solución razonable. Tales directivas han sido receptadas en la ley 25.250 (B.O. 02.06.2000) art. 4 in fine) que, si bien no es aplicable retro/activamente, demuestra que la mencionada construcción normativa ha sido receptada societalmente.
Como enseñara Aristóteles, la economía se halla subordinada a la ética y a la política, dentro de la cual el derecho es un elemento estructural buscando la mejor calidad de vida para todos, no sólo para algunos privilegiados (cr. Etica a Nicómaco, I, 1 a 5). Por ello, de acuerdo a Amartya Sen, Premio Nóbel de Economía 1998, "no existe justificación alguna para disociar el estudio de la economía de la política y de la ética" (cr. Sobre Etica y Economía, Alianza, Madrid, 1999, pág.25), obviamente tampoco del Derecho.
Cuando una cooperativa de servicios presta servicios en terceras empresas y no en sus propias estructuras, se comporta como una empresa capitalista que brinda trabajadores a terceros, integrando el ritmo de producción ajeno. De ahí que, objetivamente, se manifiesta una situación de fraude, ocultando la relación laboral a través del disfraz cooperativo o, en términos normativos, "aparentando normas contractuales no laborales" (RCT art.14).
5.De acuerdo al INAC Resolución 182/19912, no existe relación laboral entre la cooperativa y sus socios.
Según la ANSES Resolución 784/1991 (DGI 4328/1997), los socios son trabajadores autónomos.
6. La autoridad de aplicación del régimen legal de las cooperativas es el Instituto Nacional de Acción Cooperativa, dependiente del Ministerio de Bienestar Social. Además funciona la Secretaría de Acción Cooperativa, dependiente del Ministerio de Economía; recientemente, desde 1990, la Subsecretaría de Acción Política y Cooperativa, dependiente del Ministerio del Interior, y hoy ha quedado reducida a una oficina informal y desdibujada, a la espera de una definición oficial.
La fiscalización de las cooperativas de trabajo escapaba a la competencia del Ministerio de Trabajo, y esto ha sido establecido en diversos fallos (uno de ellos, de la Corte de Justicia de la provincia de Tucumán, sent. 475 del 16/9/75). Pero la ley 22.250, art.4 cambia el eje de la cuestión: "Sin perjuicio de las facultades propias de la autoridad de
fiscalización pública en materia cooperativa, los servicios de inspección de trabajo están habilitados para ejercer el contralor de las cooperativas de trabajo a los efectos de verificar el cumplimiento de las normas laborales y de la seguridad social en relación con los trabajadores dependientes a su servicio así como a los socios de ella que se desempeñaren en fraude a la ley laboral. Estos últimos serán considerados trabajadores dependientes de la cooperativa a los efectos de la aplicación de la legislación laboral y de la seguridad social. Si en el ejercicio de sus funciones esos servicios comprobaren que se ha incurrido en una desnaturalización de la figura cooperativa con el propósito de sustraerse total o parcialmente a la aplicación del ordenamiento laboral, deberán, sin perjuicio del ejercicio de su facultad de constatar las infracciones a las normas laborales en que de tal modo se hubiere incurrido y de proceder a su juzgamiento y sanción, denunciar esa circunstancia a la autoridad específica de fiscalización pública a los efectos del artículo 101 y concordantes de la ley 20.337. Las cooperativas de trabajo no podrán actuar como empresas de provisión de servicios eventuales, ni de temporada, ni de cualquier otro modo brindar servicios propios de las agencias de colocación".
7. La RESOLUCION INAC 1510/94 prohíbe diversas figuras de cooperativas
8. La Resolución INAC 506/95 reglamenta los informes contables
9.Si los trabajadores deciden continuar la explotación de la empresa en concurso y lo logran, deben necesariamente organizarse como cooperativa de trabajo (ley 24.522, art.190).
Este aspecto debe tenerse en cuenta porque si la empresa es adquirida por un tercero, la cooperativa se extingue de inmediato, con todos los problemas anexos.
Es necesaria una reforma a le ley de concursos que brinde a la cooperativa de trabajo una preferencia específica sobre el tercero, de tal modo que el esfuerzo realizado sea compensado en la realidad: si los trabajadores han continuado la empresa y saneado su situación, luce de todo derecho que, si así lo decidiesen, sean ellos los adquirentes, como cooperativa o, asociados con otros (tal vez también con el Estado), como Sociedad Laboral.
D.Conducta transformadora
a.Comportamiento de los trabajadores
1.A septiembre del 2002 puede estimarse en 100 las empresas en problemas gestionadas por los trabajadores ya como cooperativas de trabajo o como entidades con control obrero. Se repite el fenómeno de los años 70. Una situación de crisis terminal por vaciamiento de la empresa, abandono de los propietarios, convocatoria de acreedores o quiebra lleva a los trabajadores a apropiarse de sus fuentes de trabajo. En cada decisión de quedarse en la fábrica se está esquivando el destino seguro de engrosar el ejército de desocupados. Son procesos más defensivos que ofensivos. Si bien aparecen como respuesta coyuntural a una necesidad y no como parte de un proyecto de cambio, es probable que se transforme que lo vehiculice en la medida que, probado su propio poder de gestión exitosa, maduren en conciencia y compromiso.
2.Las tomas incluyen tanto la esperable violencia policial y la presencia de los partidos de izquierda como el flamante apoyo de asambleístas, estudiantes, profesionales y de la gente del barrio que intervienen con acciones solidarias y participan activamente, como en los casos en que rodearon las fábricas. "Este es un contexto totalmente novedoso y en algunas empresas no sé si se hubiera profundizado la ocupación de no haber sido por el envión que tomaron a partir de este impulso", dice el sociólogo Gabriel Fajn que lidera un grupo de profesionales que investiga el fenómeno. La última prueba de la buena salud de que gozan estos vínculos se dio hace pocos días cuando asambleístas del barrio de Flores ocuparon la Clínica Portuguesa, cerrada por quiebra hace seis años, y la están poniendo a punto para que funcione como obra social de los trabajadores de unas 60 fábricas autogestionadas, además de prestar un servicio de medicina preventiva para los vecinos.
3.Es decisiva la influencia de cooperativas pioneras que siguen en pie, como la Industria Metalúrgica Plástica Argentina (IMPA), de Capital, y el frigorífico Yaguané, de La Matanza. En IMPA hoy trabajan 140 socios que cobran entre 670 y 700 pesos al mes de los iniciales cinco pesos por día que retiraban en el 98. En Yaguané, uno de los frigoríficos más importantes de Sudamérica, son 480 cooperativistas que se aseguran un salario mínimo de 450 pesos mensuales. IMPA lidera el Movimiento Nacional de Empresas Recuperadas (MNER) que nuclea a unos 3600 trabajadores de 60 empresas, en tanto Yaguané preside la Federación Nacional de Cooperativas de Trabajo en Empresas Reconvertidas (FENCOOTER) integrado por 17 entidades asociadas y 1447 trabajadores. Explican sus diferencias, dicho por ellos mismos, en la falta de independencia del Estado (el FENCOOTER funciona en una oficina del Estado) y en estar con la burocracia sindical (en el MNER hay numerosos sindicalistas entre sus miembros).
Fuente: La Argentina que reinventa el trabajo, en "Clarìn", 22.09.2002
b.Comportamiento de los profesionales
Es necesario que se abran a los nuevos tiempos y preparen proyectos legislativos que cubran al sector informal de la economía y a las cooperativas de trabajo, buscando no sólo el clásico Derecho Laboral sino el verdadero Derecho del Trabajo.
En ese aspecto, quienes operan con el Derecho Laboral, en general siguen aferrados al clásico "empleador/trabajador" sin advertir la existencia del sector informal de la economía y las diversas experiencias de auto-gestión que, en el caso de las cooperativas de trabajo, difuminan la dialéctica mencionada.
c.Comportamiento de las agencias del Estado
Dado que, más allá de discusiones, la justicia social busca la igualdad real de posibilidades, diversas agencias del Estado debieran ser solidarias con las cooperativas y siguiendo las directivas de la Recomendación 193/2000 de la OIT, colaborar seriamente con las mismas.
Un buen ejemplo al respecto son las leyes 881 y 882 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
d.Comportamiento del Poder Judicial
En caso de fraude laboral, la sanción debe ser severa y recaer también en los directivos que los llevaron adelante. Para ello, las diversas sentencias que extienden la responsabilidad a los representantes son valiosas.
A su vez, como el fraude discrimina trabajadores, la situación debe ser comunicada al Ministerio de Trabajo para la redacción de la Memoria Anual sobre la Declaración SocioLaboral del Mercosur, a la OIT por la Declaración de los Derechos Fundamentales en el trabajo y a diversos Sitios Web, de tal modo que se globalice la solución.
e.Hacia el Pleno Empleo
El Pleno Empleo es deseable y necesario. Por lo tanto, es posible. Para lograrlo urge discutir seria y eficientemente el Modelo de Desarrollo del país dentro del Mercosur. Dentro de ese Modelo, las cooperativas de trabajo y las diversas formas de auto-gestión de los trabajadores ocupan un importante lugar. Dentro del Pleno Empleo, los derechos de los trabajadores no son negociables. Por ello, las medidas flexibilizadoras en lo laboral son injustas, además de haber demostrado su ineficiencia para generar empleo.
Debemos lanzar una Campaña de Ideas: cuando la Humanidad despierta de su sueño, nadie sabe a ciencia cierta quién fue el despertador. Tampoco interesa averiguarlo porque "¿qué otra cosa quiere el coplero, que el pueblo cante sus coplas"?

Bibliografía
CAPÓN FILAS, RODOLFO, Derecho laboral, tomo II, cap.XV,Platense, La Plata, 1980.
CAPÓN FILAS, RODOLFO, Derecho del trabajo, párrafo 123, La Plata, 1998
GARBARINI, JAVIER, Manual práctico para cooperativas de trabajo, edic.Lazos Cooperativos, Bs.As., 1999
SEMINA, DOMINGO, Manual de cooperativas de trabajo, edic.Intercoop, Bs.As.1980

Imprimir

Estudio Jurídico Ton & Asoc
Don Bosco 22 - Mendoza - Argentina
Teléfonos: 54-0261-4204242 ó 54-0261-4298481