POBRE MI EMPRESARIO QUERIDO. REFORMA DE LA L.C.Q.

Ha sido publicada en el Boletín Oficial del día 11 de Abril de 2006 la ley 26.086 que reforma la ley de concursos y quiebras vigente.-
Si bien no nos toma de sorpresa tal reforma, por ser adecuada a la tónica de la reforma legislativa en todas las leyes de carácter laboral, queremos analizar algunos aspectos se la misma y su incidencia en la actividad empresaria.-
El artículo 1 modifica el art. 14 de la ley 24.522 cambiando y derogando a nuestro parecer, aunque no lo diga, el inciso 11 que recordemos disponía la constitución de un comité provisorio de acreedores. Aunque este comité provisorio de acreedores nunca funcionó, es una pena su derogación, porque de funcionar adecuadamente hubiese sido una representación de los acreedores, recordemos que el síndico no es un representante de los acreedores.
El nuevo texto preceptúa que el juez al dictar resolución debe disponer "Correr vista al síndico por el plazo de diez días, el que se computará a partir de la aceptación del cargo, a fin de que se pronuncie sobre: a) los pasivos laborales, denunciados por el deudor; b) Previa auditoría en la documentación legal y contable, informe sobre la existencia de otros créditos laborales comprendidos en el pronto pago; c) la situación futura de los trabajadores en relación de dependencia ante la suspensión del convenio colectivo ordenada por el artículo 20".-
Agregando además, en este mismo artículo un inciso 12 que dice "El síndico deberá emitir un informe mensual sobre la evolución de la empresa, si existen fondos líquidos disponibles y el cumplimiento de las normas legales y fiscales"
Debemos recordar que en la ley anterior el síndico solo vigilaba la administración del patrimonio que conservaba el concursado, ahora con ésta reforma deberá realizar un profundo estudio de todas las relaciones laborales del empresario, en un plazo exiguo y además efectuar también un análisis si hay fondos líquidos.-
Si lo analizamos desde el punto de vista del empresario, va a tener una mayor ingerencia por parte de la sindicatura en su administración y si lo hacemos desde el punto de vista del síndico, es una tarea monstruosa, la que se le ha asignado.-
¿Qué elementos tendrá en cuenta para buscar los créditos laborales que pesen sobre el concursado?. Es muy sencillo si sólo lo tuviera que hacer en lo denunciado por el deudor, que se encuentra registrado y claro. Pero el subinciso b) del inciso 11 del artículo 14 lo obliga a auditar en la documentación legal y contable, la existencia de otros créditos laborales comprendidos en el pronto pago.-
No siempre son claros los registros del concursado y esto se agrava si recordamos que ha partir de la reforma operada por la ley 22.917, sobre la vigente en esa época, ley 19.551, en el año 1.983, se pueden concursar personas sin necesidad de ser comerciantes, lo que dificulta mucho más la búsqueda.-
Creemos que el síndico, sólo deberá informar al juez, lo que surge claramente a efectos del pronto pago, los casos dudosos si bien es útil que también los mencione pero sólo para el conocimiento del judiciante, pero no para que se le aplique el artículo siguiente referido al pronto pago.-
Se reformó también el artículo 16 en lo referido al pronto pago disponiendo el nuevo artículo "……………….Pronto pago de créditos laborales: Dentro del plazo de 10 días de emitido el informe que establece el artículo 14 inc. 11) el Juez del concurso autorizará el pago de las remuneraciones debidas al trabajador, las indemnizaciones por accidente de trabajo o enfermedades laborales y las previstas en el art. 132 bis, 232, 233 y 245 a 254, 178, 180 y 182 de la ley Nº 20.744; artículo 6 a 11 de la ley 25.013; las indemnizaciones previstas en la ley 25.877, en los artículos 1º y 2º de la ley Nº 25.323; en los artículos 8º, 9º, 10, 11 y 15 de la ley Nº 24.013; en el artículo 44 y 45 de la ley 25.345 y en el artículo 16 de la ley Nº 25.561, que gocen del privilegio general o especial y que surjan del informe mencionado en el inciso 11 del artículo 14.-
Para que proceda el pronto pago del crédito no incluido en el artículo 14 inciso 11), no es necesaria la verificación del crédito en el concurso ni sentencia en juicio laboral previo.-
Previa vista al síndico y al concursado, el juez podrá denegar total o parcialmente el pedido de pronto pago mediante resolución fundada, sólo cuando se tratare de créditos que no surgieren de los libros que estuviere obligado a llevar el concursado, existiere duda sobre su origen o legitimidad, se encontraren controvertidos o existiere sospecha de connivencia entre el peticionario y el concursado.-
En todos los casos la decisión será apelable.-
La resolución judicial que admite el pronto pago tendrá efectos de cosa juzgada material e importará la verificación del crédito en el pasivo concursal.-
La que lo deniegue, habilitará al acreedor para iniciar o continuar el juicio de conocimiento laboral ante el juez natural.- No se impondrán costas al trabajador en la solicitud de pronto pago, excepto en el caso de connivencia, temeridad o malicia.-
Los créditos serán abonados en su totalidad, si existieran fondos líquidos disponibles. En caso contrario y hasta que se detecte la existencia de los mismos por parte del síndico se deberá afectar el 1 % mensual del ingreso bruto de la concursada.-
El síndico efectuará un plan de pago proporcional a los créditos y sus privilegios.-
En el control e informe mensual que la sindicatura deberá realizar, incluirá las modificaciones necesarias, si existen fondos líquidos disponibles, a efectos de abonar la totalidad de los prontos pagos o modificar el plan presentado…………."
Comenzaremos a analizar la norma expuesta.-

EL PRONTO PAGO LABORAL

Debemos recordar que fue una novedad impuesta por la ley 19.551 que si bien en su artículo 17 proponía la regla general de que el concursado no podía realizar actos que importaran alterar la situación de los acreedores por causa o título anterior a la presentación aclaraba que "…..el Juez del concurso debe autorizar el pago de los salarios e indemnizaciones por accidentes de trabajo que tengan el privilegio del artículo 270 inc. 1, previa comprobación de sus importes por el síndico, los que deben ser satisfechos prioritariamente con el resultado de la explotación…………".-
Era razonable esa norma. Observemos que rubros que contemplaba eran: el pago de salarios e indemnizaciones por accidentes de trabajo. Es de toda lógica que esos rubros alimentarios tienen prioridad sobre cualquier otro crédito del concursado y que no se puede esperar a la finalización del concurso para el cobro de los mismos.-
El trámite por demás sencillo "el juez debe autorizar", no necesitaba de complicadas presentaciones. Claro los rubros eran razonables.-
La ley 24.522 cambió esta norma por un trámite que realmente era complicado para el trabajador, si bien le amplió los rubros de reclamación al disponer el pago de las remuneraciones debidas al trabajador, las indemnizaciones por accidentes, agregó las indemnizaciones sustitiva del preaviso, integración del mes de despido y las previstas en los art. 245 a 254 de la ley de contrato de trabajo, que gocen de privilegio general o especial, previa comprobación por el síndico. Sin ser necesaria la verificación del crédito ni la sentencia previa, se le daba vista al síndico por diez días. Si era aceptado se pagaría con los fondos provenientes del resultado de la explotación, tema al que nos referiremos después.-
Este pronto pago si bien generalmente se concedía, nunca funcionó, por no haber resultado de la explotación, por lo que la doctrina se encargo de recalcar que era pronto pago, pero no pronto cobro.-
Si era rechazado el acreedor laboral debía verificar su crédito conforme al procedimiento previsto en los art. 32 y sig.
En realidad no se le ha hecho ningún favor a los trabajadores que interpondrán el pronto pago, será rechazado y tendrán entonces que recurrir a la justicia laboral y obtenida la sentencia favorable, nuevamente volver al juzgado concursal a verificar y luego retornar a la justicia laboral para ejecutar el crédito como dice Junyent Bas en un reciente trabajo publicado en LA LEY


PRONTO PAGO DE OFICIO

No es una novedad en el régimen de la ley 19.551 como hemos visto, el pronto pago era de oficio. Pero con los rubros razonables y limitados.-
Decimos pronto pago de oficio porque para que proceda este pago no es necesario la verificación del crédito en el concurso, ni sentencia en juicio laboral previo, ni tan siquiera solicitar al juez se conceda el pronto pago.
En muchos de los rubros que se receptan en el pronto pago de oficio, es imposible que funcione el mismo. Recordemos que el pronto pago sólo funcionará cuando no hay controversias y los rubros sean claros y surjan de la misma documentación del concursado. En el caso de las multas no surgen claramente de los papeles de trabajo del síndico, sino que siempre en las mismas habrá una controversia, por eso insistimos en que el pronto pago de oficio, pero con el sistema como estaba reglamentado en la ley 19.551 debiera funcionar adecuadamente pero sólo referido a las remuneraciones adeudadas, que si verdaderamente tienen carácter alimentario.-
No es habitual en nuestro derecho que se conceda un beneficio sin petición de la parte interesada. No lo consideramos tampoco conveniente porque puede haber razones distintas que motiven al trabajador a querer ejercer el derecho o no. Debemos desterrar la concepción de que el trabajador es un incapaz sin voluntad propia y que hay que decidir por él. Es conveniente que se le indiquen sus derechos, pero que sea él quien opte por su ejercicio.-
Si bien esto parte de un proyecto del brillante jurista Héctor Alegría , como dice Junyent Bas en el trabajo citado, la propuesta del maestro era distinta. Preveía que el síndico elaborara un informe, otorgándole un plazo mayor (20 días) para hacerlo y éste informe quedaba a disposición de los interesados para impugnarlo implicando su silencio conformidad y por tanto aceptación del pronto pago de oficio

OBJETO DEL PRONTO PAGO

Como vemos se amplío excesivamente el objeto del pronto pago laboral. Cualquier cosa que se nos pueda ocurrir está incluida. En una somera reseña diremos que contempla el pago de las remuneraciones debidas al trabajador, las indemnizaciones por accidentes de trabajo o enfermedades laborales y las siguientes: sanción conminatoria por haber retenido el empleador aportes del trabajador con destino a los organismos de seguridad social; indemnización sustitutiva por omisión de preaviso; integración de salarios del mes de despido; indemnización por antigüedad o despido, indemnización por despido indirecto, indemnización cuando el contrato se ha extinguido por fuerza mayor o por falta o disminución de trabajo, indemnización por muerte del trabajador, indemnización por muerte del empleador, indemnización por extinción del contrato de trabajo por vencimiento del plazo, indemnización por extinción del contrato de trabajo por quiebra o concurso del empleador, indemnización por extinción del contrato de trabajo por jubilación del trabajador e indemnización por extinción del contrato de trabajo por incapacidad o inhabilidad del trabajador; indemnización especial por despido por causa de embarazo; indemnización especial por despido por causa de matrimonio; indemnización por falta de pago en término y sin causa justificada de la indemnización por despido incausado o de acuerdo homologado; indemnización por falta de registración o registración deficiente; incremento del 50 % en las indemnizaciones cuando el empleador fehacientemente intimado por el trabajador no le abonare las indemnizaciones; indemnización de la cuarta parte de las remuneraciones devengadas por no haber registrado el empleador una relación laboral; indemnización de la cuarta parte de las remuneraciones devengadas en caso de que el empleador consignare en la documentación laboral una fecha de ingreso posterior a la real; indemnización de la cuarta parte del importe de las remuneraciones devengadas y no registradas, debidamente reajustadas desde la fecha en que comenzó a consignarse indebidamente el monto de la remuneración; incremento de indemnización dispuesta por la ley de emergencia económica; indemnización equivalente a tres meses de la mejor remuneración mensual, normal y habitual durante el último año, en caso de que el empleador no hiciere entrega de los certificados de trabajo y constancia de aportes.-

¿RESULTADO DE LA EXPLOTACIÓN O FONDOS LIQUIDOS DISPONIBLES?

Éstos créditos serán abonados en su totalidad, si existieran fondos líquidos disponibles. En caso contrario y hasta que se detecte la existencia de los mismos por parte del síndico se deberá afectar el 1% mensual del ingreso bruto de la concursada. El síndico efectuará un plan de pagos proporcional a los créditos y a los privilegios.-
Este órgano concursal deberá realizar un control e informe mensual y deberá incluir las modificaciones necesarias, si existen fondos líquidos disponibles, a efectos de abonar la totalidad de los prontos pagos o modificar el plan presentado.-
A partir de la ley 19.551, norma que fue seguida por la 24.522 se habló de resultado de la explotación.-
Dicho principio no era claro, era de difícil aplicación porque no nos poníamos de acuerdo sobre qué era el resultado de la explotación.-
Podríamos decir que es el que se refleja anualmente en el cuadro demostrativo de pérdidas y ganancias. Pero ya es tarde cuando transcurrió el año y además no siempre refleja con claridad cuales eran los montos de libre disponibilidad.-
Resultado indudablemente es ganancia, pero en una concepción más sencilla el resultado es una diferencia entre lo que entra y lo que sale. Si así fuera de sencillo el tema sería fácil lograr una solución, pero en el mundo empresario no son tan sencillas estas cuentas. Primero hay que ver qué cosas hay que pagar y qué prioridad le doy a cada una de ellas.
Las máquinas, los muebles y útiles, los rodados no son eternos, hay que reponerlos, ¿no tendré que prever la amortización de los mismos? Recordemos que hay dos intereses antagónicos importantes: el cobro alimentario de los trabajadores y la continuidad de la empresa.-
¿Serán los fondos líquidos disponibles la solución? Creemos que tampoco es claro este término.-
Porque olvidándonos de la significación contable o económica de estas palabras, queremos dilucidar qué son los fondos líquidos disponibles. Fondos líquidos podemos considerar a aquellos que son disponibles en forma inmediata, pero nos surge duda con la palabra disponibilidad. Si son líquidos los fondos, no hay duda que se puede disponer de ellos, pero nos preguntamos ¿y los otros pagos de la empresa, no son tan necesarios de hacer como el pago laboral?. La empresa debe seguir funcionando y para hacerlo necesita pagar luz, gas, agua, impuestos, todos los gastos fijos y por qué no los sueldos de los trabajadores que siguen laborando en ella.
Que es preferible ¿pagar a los obreros y empleados que siguen luchando por la empresa o a los que ya no están en ella?. En algún momento nos grabaron a fuego la continuidad y subsistencia de la empresa en crisis, la que no debe de ninguna manera desaparecer. Si la empresa desaparece, desaparece la fuente de trabajo-
Nos volvemos a preguntar ¿son de libre disponibilidad o para serlo están sujetos a realizar primero todos estos pagos?. ¿No hubiere sido mejor, decir las sumas de dinero líquidas disponibles que no sean imprescindibles para el giro ordinario de la empresa?.-
No tenemos duda que sí. Debemos llegar a fórmulas que protejan al obrero pero que puedan cumplirse por parte de la empresa-
La solución que encontró la ley actual, el 1% del monto bruto ¿será la adecuada?. Creemos que esa es la peor de todas las soluciones. No importa el monto bruto que genera una empresa sino el monto neto de ganancia.
En el monto bruto están incluídos el costo de reposición, los gastos fijos, los gastos de comercialización y todos ellos son necesarios para que la empresa siga en marcha.-
Sabemos que se nos dirá ¿Y si no hay monto líquido neto disponible?. Bueno, no hay duda, en este caso habrá que liquidar la empresa, o mejor, cambiar al empresario en caso de que la hacienda comercial sea viable. Que vengan otros dueños si la empresa sirve, y si no sirve ... "certificado de defunción".
Por eso, siguiendo el razonamiento nos preguntamos ¿Qué son ingresos brutos? Es todo lo que ingresa en cualquier concepto a la empresa, sea efectivo, valores, valores a fecha. Todo esto debe ser computado en el monto, pero ya dijimos lo que ocurre con los gastos fijos o los gastos variables de la explotación. Indudablemente que aplicar estos parámetros es seguramente terminar en la quiebra, como en casi todos los casos que la jurisprudencia mendocina, citada y tan alabada por la senadora Negri de Alonso lo aplicó.-

UN NUEVO INFORME A CARGO DEL SINDICO

Se han multiplicado enormemente las obligaciones de la sindicatura, a los diez días de la aceptación del cargo debe hacer un informe sobre a) los pasivos laborales denunciados por el deudor; b) auditar la documentación legal y contable para informar sobre la existencia de otros créditos laborales comprendidos en el pronto pago y c) la situación futura de los trabajadores en relación de dependencia ante la suspensión del convenio colectivo ordenada por el artículo 20.-
Es una tarea muy difícil para el síndico y el tiempo es exiguo. Si la empresa es compleja y tiene muchos obreros indudablemente no lo va a poder hacer en el tiempo acordado. Esperemos que no sea una causal de sanción al síndico no cumplir en plazo con el informe.-
La auditoria que se le pide es muy compleja y habrá que recurrir a las normas contables para ver cuáles son las exigencias que tiene esta auditoria, pero surge a simple vista que son mayores a las de un simple informe. Los temas a auditar también son difíciles por la complejidad que puede tener la documentación contable, que puede ser muy abundante. En el análisis de la norma nos surge la pregunta ¿A qué se ha querido referir cuando habla de la documentación legal?. La documentación legal de la empresa es muy amplia y muchas veces el síndico no estará capacitado, ni gozará de tiempo para hacer un profundo análisis. En nuestra opinión se refiere sólo a la documentación legal en la órbita laboral, o sea los libros laborales y los pagos a las diversas entidades.-
Con respecto a la tercera exigencia es simplemente hacer futurología.-
Esto no termina acá para el pobre síndico, quien deberá emitir también un informe mensual sobre la evolución de la empresa, si existen fondos líquidos disponibles; y nuevamente el cumplimiento de las normas legales y fiscales, volvemos a sostener que serán sólo las referidas al ámbito laboral.-
Estos informes no sólo son gravosos para el síndico, sino también para el empresario concursado. Las funciones del síndico cambian como dijimos antes, ya no bastará una mera vigilancia. Comenzará a tener intervención activa.
No creemos que sea clara la exigencia para la realización de estos informes y ello hará que sean fuente inagotable de conflictos.-
La reforma se olvidó de algo muy sencillo y que habría facilitado mucho la tarea del síndico. Agregar en los requisitos formales de la presentación del artículo 11 a cargo del futuro concursado hacer un informe que le sirviera de base al síndico.-
No nos queremos explayar en este breve trabajo sobre algo que venimos sosteniendo desde hace mucho tiempo. Para otorgar el beneficio del concurso, en las exigencias formales del artículo 11 debiera estar la de hacer un plan de trabajo, que indique con claridad cuáles van a ser los futuros recursos y cómo se utilizarán los mismos, entonces sí será sencillo para el síndico realizar los informes que la ley le exige.-
En nuestra realidad concursal a contrario de lo que ocurre en el resto del mundo, desconfiamos totalmente de los informes del deudor. El síndico debe en todas los temas hacer profundas tareas de auditoria porque el deudor miente. ¿Qué nos falta para confiar en el deudor? Aplicarle duras sanciones por la falsedad de información.-
Esta exigencia al síndico, como anticipáramos, no termina acá. Debe presentar un informe mensual sobre la evolución de la empresa, si existen fondos disponibles y el cumplimiento de las normas legales y fiscales.-

DEMANDAS LABORALES CONTROVERTIDAS

Nos referimos en este capítulo a las situaciones que se generan cuando las pretensiones del acreedor laboral no surgen claramente de los registros contables del empleador.
En la mayoría de los casos es lo que ocurrirá en nuestro país en este momento, en que las reclamaciones tienen mayor composición de multas que de indemnizaciones por despido o falta de remuneraciones.-
Ya hemos expresado la cuestionabilidad de algunas multas que se aplican. A modo de ejemplo valga toda la discusión que surgió sobre la constitucionalidad de la multa creada por el despido incausado e impuesta por el artículo 16 de la ley 25.561. Si aceptamos de mejor grado las multas que surgen de los empleos no registrados, es porque sostenemos que un flagelo grave del país es el empleo en negro, pero generalmente son cuestionadas judicialmente. Además de nuestra experiencia profesional surge que muchas veces se denuncian por el trabajador también fechas de ingreso irreales.-
El abogado del trabajador deberá hacer un profundo análisis de los elementos que tiene para efectuar la reclamación. Nuestro consejo es recurrir al pronto pago sólo si surge toda la reclamación de los registros contables, porque si no como explicaremos el camino será muy largo hasta lograr el cobro de las acreencias.-
Optar por la verificación es altamente peligroso para el trabajador en los temas conflictivos por la limitación en las pruebas, pensemos en una relación no registrada, tampoco la utilizará su abogado porque la verificación no tiene costas, seguramente recurrirá al proceso judicial en el ámbito laboral cuando las reclamaciones puedan ser controvertidas.-

EL FUERO DE ATRACCION

Han llegado también los nuevos vientos al artículo 21 de la ley concursal. Se han cambiado las reglas del fuero de atracción y de la suspensión de los juicios laborales en trámite. Si bien al comenzar a leer el artículo nuevo se piensa que la regla es la misma, cuando se comienzan a ver las excepciones se advierte la gran diferencia que existe. En su nueva redacción dice el artículo " Juicios contra el concursado. La apertura del concurso produce, a partir de la publicación de edictos, la suspensión del trámite de los juicios de contenido patrimonial contra el concursado por causa o título anterior a su presentación, y su radicación en el juzgado del concurso.
No podrán deducirse nuevas acciones con fundamento en tales causas o títulos.
Quedan excluidos de los efectos antes mencionados:
1. Los procesos de expropiación, los que se funden en las relaciones de familia y las ejecuciones de garantías reales;
2. Los procesos de conocimiento en trámite y los juicios laborales, salvo que el actor opte por suspender el procedimiento y verificar su crédito conforme lo dispuesto por los artículos 32 y concordantes;
3. Los procesos en los que el concursado sea parte de un litis consorcio pasivo necesario.
En estos casos los juicios proseguirán ante el tribunal de su radicación originaria o ante el que resulte competente si se trata de acciones laborales nuevas. El síndico será parte necesaria en tales juicios, excepto en los que se funden en relaciones de familia, a cuyo efecto podrá otorgar poder a favor de abogados cuya regulación de honorarios estará a cargo del juez del concurso, cuando el concursado resultare condenado en costas, y se regirá por las pautas previstas en la presente ley.
En los procesos indicados en los incisos 2) y 3) no procederá el dictado de medidas cautelares.
Las que se hubieren ordenado, serán levantadas por el juez del concurso, previa vista a los interesados.
La sentencia que se dicte en los mismos valdrá como título verificatorio en el concurso.
En las ejecuciones de garantías reales no se admitirá el remate de la cosa gravada ni la adopción de medidas precautorias que impidan su uso por el deudor, si no se acredita haber presentado el pedido de verificación del crédito y su privilegio".
Cambia sustancialmente el régimen anterior en el que todos los juicios laborales, en principio, eran atraídos y por ende suspendidos. El régimen del artículo 16 ley 24.522 indicaba el pronto pago, que ya hemos analizado anteriormente y el artículo 21 ley 24.552 marcaba que "La apertura del concurso preventivo produce: 1.- la radicación ante el juez del concurso de todos los juicios de contenido patrimonial contra el concursado………" No hacía excepción alguna referida a los juicios laborales.-
Es más, no se permitía tampoco la opción que daba para los juicios de conocimiento el inciso 1 del artículo 21 anterior de poder seguir tramitando el juicio en el juzgado concursal.-
Esta decisión jurisprudencial surgía del inciso 5, que en la antigua redacción expresaba "Cuando no procediera el pronto pago de los créditos de causa laboral por estar controvertidos, el acreedor debe verificar su crédito conforme el procedimiento previsto en los artículos 32 y siguientes de esta ley. Los juicios ya iniciados se acumularán al pedido de verificación de créditos. Quedan exceptuados los juicios por accidentes de trabajo promovidos conforme a la legislación especial de la materia".-
La única distinción que podíamos efectuar en el régimen de la ley 24.522 era la de analizar si los procesos laborales provenían de un accidente de trabajo o no.-
En el primer caso la ley hacía la salvedad de que quedaban exceptuados y se proseguían conforme a la legislación especial en la materia.-
Se comenzó a discutir ante qué fuero se tramitaba, si ante el juez concursal o ante el laboral. En nuestra provincia recordemos que originariamente la Suprema Corte de Justicia de Mendoza decidió que se debían tramitar ante el juez concursal y después hubo un cambio de jurisprudencia y quedó definido que seguían por ante el juez laboral y una vez resuelto el proceso verificaban su crédito ante el juez concursal.-
Este problema era excepcional por la aparición de las Aseguradoras de Riesgos de Trabajo, pero debemos recordar, aunque no sea materia de este comentario que la declaración de inconstitucionalidad del artículo 39 de la ley 24.557 reavivó el problema nuevamente. Hoy en esta materia tenemos resolución de la Corte Suprema de Justicia de la Nación que hace cargar las consecuencias a la empresa, por lo que merece atención esta situación.-
Con respecto a los juicios laborales comunes quedaban establecidas dos opciones la de verificar el crédito o la de optar por el pronto pago. No se podía conforme a jurisprudencia mayoritaria seguir el juicio laboral adelante, cuestión que para nosotros devenía en inconstitucional , planteamiento que fuera rechazado por nuestra Suprema Corte de Justicia Provincial en fallo no publicado .
En caso de ser rechazado el pronto pago laboral la única opción era recurrir a la verificación tardía y en caso de ser rechazada a la revisión del artículo 37 de la ley.-
Se ha producido como vemos un giro total con la nueva legislación vigente desde la sanción de la ley 26.086. Hoy el régimen es el siguiente: el acreedor laboral puede obtener sin planteo alguno el pronto pago laboral de oficio, otorgado por el juez concursal. En caso de no ser así puede plantear el pronto pago ante el juez concursal. Si este pronto pago es rechazado puede apelarlo ante la Cámara de Apelaciones, y si sigue siendo rechazado puede iniciar o proseguir su demanda ante el Juez Laboral, y una vez obtenida la sentencia del mismo, verificar conforme al artículo 56 LCQ nuevo régimen ante el juez concursal, y una vez verificado el crédito ejecutar la sentencia ante el juez laboral..
Otra opción será la de verificar su crédito ante el juez concursal. Opción que en nuestra opinión no se ha perdido, aunque sabemos que prestigiosa doctrina piensa lo contrario, conforme a lo dispuesto por el artículo 21 inciso 2, que no hace ninguna exclusión de los juicios laborales o seguir el procedimiento ordinario por ante el juez laboral y una vez obtenida la sentencia verificar el crédito ante el juez concursal.-
Con respecto al fuero de atracción también ha sido modificado en lo referido a la quiebra el nuevo artículo 132 dispone : "Fuero de atracción. La declaración de quiebra atrae al juzgado en el que ella tramita, todas las acciones judiciales iniciadas contra el fallido por las que se reclamen derechos patrimoniales. Salvo las ejecuciones de créditos con garantías reales, quedan exceptuados de este principio los casos indicados en el artículo 21 inciso 1) a 3) bajo el régimen allí previsto.
El trámite de los juicios atraídos se suspende cuando la sentencia de quiebra del demandado se halle firme; hasta entonces se prosigue con el síndico, sin que puedan realizarse actos de ejecución forzada".
También tiene nuevo texto el artículo 133 que es conveniente analizarlo por ser de aplicación al crédito laboral. Dice en su nueva redacción "Fallido codemandado. Cuando el fallido sea codemandado, el actor puede optar por continuar el juicio ante el tribunal de su radicación originaria, desistiendo de la demanda contra aquél sin que quede obligado por costas y sin perjuicio de solicitar la verificación de su crédito.
Existiendo un litisconsorcio pasivo necesario en el que el fallido sea demandado, el juicio debe proseguir ante el tribunal originario, continuando el trámite con intervención del síndico a cuyo efecto podrá extender poder a letrados que lo representen y cuya remuneración se regirá por lo establecido en el artículo 21. El acreedor debe requerir verificación después de obtenida sentencia.
Si una entidad aseguradora hubiera sido citada en garantía y se hubiera dispuesto su liquidación de conformidad a lo establecido en la Ley Nº 20.091, el proceso continuará ante el tribunal originario, con intervención del liquidador de la entidad o de un apoderado designado al efecto.
La sentencia podrá ejecutarse contra las otras partes intervinientes en el proceso que resultaren condenadas a su cumplimiento, sin perjuicio de solicitarse la verificación del crédito ante el juez que intervenga en el proceso de liquidación".

LA SENTENCIA LABORAL ES ¿TITULO VERIFICATORIO O PRONUNCIAMIENTO VERIFICATORIO?

El sistema vigente antes de la reforma que estamos tratando, en el artículo 21 de la ley concursal expresaba que la sentencia obtenida por proseguir el juicio de conocimiento era un pronunciamiento verificatorio, vemos hoy que el criterio ha cambiado. Conforme a la nueva redacción la sentencia obtenida por ante el juez originario, en que se siguió el proceso solo valdrá como titulo verificatorio, agregando el nuevo artículo 56 LCQ que esa resolución servirá como título verificatorio, otorgando la sola ventaja de que esa verificación no será tardía, por lo tanto no tendrá costas, y no se le aplicará la prescripción de los dos años de la presentación en concurso, sino que se le otorgará un plazo de seis meses desde obtenida la sentencia para el planteamiento.-
No estamos de acuerdo en manera alguna con esta disposición, que además de demorar inútilmente el cobro del trabajador, podrá causar un escándalo en el fuero si el juez concursal no verificara una resolución obtenida en un Tribunal igual o incluso superior al mismo. Creemos que la sentencia obtenida en cualquier Tribunal que haga cosa juzgada debiera bastar para considerar verificado el crédito y no solo como un título verificatorio.-

OPCIONES DEL ACREEDOR LABORAL

Intentaremos resumir lo ya expresado e indicar cual será el camino que tendrá el trabajador para intentar su cobro en el concurso. Aunque parezca repetitivo el tratamiento de este tema consideramos que es el más importante de tener en cuenta el indicar cual es el procedimiento para el cobro.-
El acreedor laboral aunque nada haga, será beneficiario del pronto pago laboral en base al listado que elaboró el síndico y que se encuentra en manos del juez quien resolverá concederlo o no.
Se nos plantea un primer interrogante: el trabajador ¿no tiene ninguna intervención en este procedimiento? En una charla reciente dada en Mendoza por el Dr. Francisco Junyent Bas en el curso de actualización concursal de la Facultad deDderecho de la Universidad Nacional de Cuyo expresó su duda sobre tal cuestión y planteó lo importante que sería darle intervención a las partes para evitar un planteo futuro de nulidades procesales.-
De todas maneras algunos de los jueces concursales mendocinos presentes en dicho acto, pensaban en la utilidad de agregarlo al cronograma que surge de la publicación originaria de los edictos y de esa manera evitar planteos nulificatorios.-
¿Qué opciones le quedan al acreedor laboral no incluido en el pronto pago de oficio?
Nos parece que tres:
1.- Plantear el pronto pago laboral ya existente en el sistema de la ley 24.522, que ha sido mantenido en el artículo 16 reformado "Para que proceda el pronto pago de crédito no incluido en el listado que establece el artículo 14 inciso 11), no es necesaria la verificación del crédito en el concurso ni sentencia en juicio laboral previo".
Se ha corregido incluso el error en la redacción anterior que indicaba sólo vista al síndico olvidándose del concursado, en la nueva redacción indica que previa vista al síndico y al concursado el juez podrá denegar total o parcialmente el pedido de pronto pago. La ley le pone condiciones al judicante para denegarlo al decir "mediante resolución fundada, sólo cuando se tratare de créditos que no surgieren de los libros que estuviere obligado a llevar el concursado, existiere duda sobre su origen o legitimidad, se encontraren controvertidos o existiere sospecha de connivencia entre el peticionario y el concursado"
Que pasó con el plazo del síndico y del concursado para contestar la vista ¿Se produjo un olvido inexplicable? O la ley intencionalmente lo eliminó. En la redacción anterior se otorgaba un plazo de 10 días para esta intervención. Hoy la ley nada dice, por tanto, creemos que deberá aplicarse lo dispuesto para las vistas en el artículo 273 inciso 1 "Todos los términos son perentorios y se consideran de cinco días en caso de no haberse fijado uno especial"
Establece también en esta complicada nueva redacción la ley actual que en todos los casos la decisión será apelable, pero inmediatamente a continuación expresa: "La resolución judicial que admite el pronto pago tendrá efectos de cosa juzgada material e importará la verificación del crédito en el pasivo concursal".
Cómo desentrañamos todo esto: En primer lugar se puede obtener el pronto pago de oficio, conforme al listado presentado por el síndico, si no ha sido incluido, el trabajador podrá solicitar el pronto pago. Si la resolución es afirmativa será definitiva, tendrá efectos de cosa juzgada material y valdrá como verificación del crédito. Si no se obtiene resultado afirmativo podrá apelarse. Si la excelentísima cámara de apelaciones acoge favorablemente la apelación quedará como cosa juzgada y verificada definitivamente. Si la cámara de apelaciones civil, rechaza el pedido, el trabajador podrá concurrir a la sede laboral con el mismo juicio ya existente o con un nuevo proceso, con la debida intervención del síndico como "parte necesaria". Si obtiene resultado en dicho proceso deberá concurrir ante el juez concursal y solicitar, utilizando como titulo verificatorio la sentencia del juez laboral, la verificación conforme a lo dispuesto por el artículo 56 LCQ nueva redacción de la ley concursal. Si obtiene la verificación del Juez laboral deberá concurrir nuevamente al Juez laboral para comenzar la ejecución de la sentencia.-
2.- Optar por suspender el procedimiento (artículo 21 inciso 2 LCQ) y verificar su crédito conforme lo dispuesto por los artículos 32 y concordantes. En tal caso dentro de los 10 días siguientes al vencimiento del plazo para solicitar la verificación el deudor y el resto de los acreedores verificantes podrán concurrir al domicilio del síndico y formular por escrito las impugnaciones y observaciones respecto a la solicitud formulada.-
El síndico aconsejará en el informe individual (artículo 35) la verificación o no del crédito y el juez dictará a continuación (artículo 36) la sentencia de verificación que lo puede declarar verificado, admisible o inadmisible.-
Esta resolución si lo declara verificado hace cosa juzgada, en caso contrario puede ser sometido a revisión ante el mismo juez concursal y luego apelada ante la Excelentísima Cámara de Apelaciones. En caso de ser admitida la apelación del trabajador dicho crédito quedará verificado, en caso de ser rechazada consideramos que no puede concurrir como en el caso anterior por ante el juez laboral, en virtud de haber optado por esa vía que no podrá cambiar nuevamente.-
¿En qué momento puede optar?. Consideramos que en todo momento, por supuesto antes de la obtención de la sentencia ante el juez laboral, el trabajador puede optar por suspender el procedimiento y verificar.
Existen opiniones muy valiosas como la del maestro Junyent Bas de que sólo se puede realizar la opción antes de que venza el tiempo de la verificación ordinaria, teniendo en cuenta lo expresado por el artículo 21 al decir "verificar su crédito conforme lo dispuesto por los artículos 32 y concordantes"; nosotros consideramos que la opción puede realizarse hasta el momento anterior a la obtención de la sentencia en razón de que el artículo en esta remisión dice artículos 32 y concordantes y consideramos al artículo 56 concordante. En el mismo sentido opina Carlos Molina Sandoval .-
3.- Proseguir o iniciar el juicio ante el Tribunal laboral, con la debida intervención del síndico como "parte necesaria". En esa situación una vez obtenida la sentencia favorable debe verificar su crédito conforme a lo ya expresado y cuyo texto se encuentra en el artículo 56 de la ley. Una vez obtenida sentencia verificatoria deberá concurrir al juez laboral a fin de ejecutar la sentencia de verificación obtenida en el Juez concursal. Si el crédito es rechazado por la cámara laboral, pensamos que ninguna opción le queda ya al trabajador de intentar verificar su crédito.-
Qué pasará en cualquiera de los casos mencionados si el trabajador obtiene sentencia favorable ante el juez laboral, pero el concursado ha homologado un acuerdo para acreedores privilegiados. ¿Este acuerdo le es aplicable? Lamentablemente creemos que sí.

LA NUEVA PRESCRIPCION

Se ha reformado también el artículo 56 de la ley concursal. Nos interesa en el tema laboral tener en cuenta esta modificación, porque acabamos de decir que la resolución obtenida por el trabajador ante el juez laboral, deberá ser verificada en el proceso concursal. ¿Qué puede ocurrir? Recordemos que la prescripción se operaba a los dos años de presentación en concurso y es fácil colegir que esta resolución del juez laboral puede demorar más de dos años en ser obtenida, por eso el nuevo texto dice en la parte pertinente que transcribimos: "………Si el título verificatorio fuera una sentencia de un juicio tramitado ante un tribunal distinto que el del concurso, por tratarse de una de las excepciones previstas en el artículo 21, el pedido de verificación no se considerará tardío, si, no obstante haberse excedido el plazo de dos años previsto en el párrafo anterior, aquél se dedujere dentro de los seis meses de haber quedado firme la sentencia.
Vencidos esos plazos prescriben las acciones del acreedor, tanto respecto de los otros acreedores como del concursado, o terceros vinculados al acuerdo, salvo que el plazo de prescripción sea menor. ………."
Recordemos que el acreedor laboral puede iniciar un nuevo juicio de conocimiento, no sólo proseguir con el ya iniciado, se plantea ¿hasta cuándo lo puede hacer?. No nos cabe duda que le sería aplicable también la prescripción dispuesta por el artículo 56 de la ley concursal, es decir, debiera iniciarlo dentro de los dos años y después verificar la sentencia (titulo verificatorio) obtenido en el proceso laboral dentro de los seis meses.-
La ley anterior era muy clara al decir que se producía la prescripción de las acciones del acreedor vencido el plazo de dos años desde la presentación en concurso para deducir por incidente el pedido de verificación tardía.-
El nuevo texto dice: "El pedido de verificación tardía debe deducirse por incidentes mientras tramita el concurso o, concluido éste, por la acción individual que corresponda, dentro de los dos años de la presentación en concurso"
Si bien nuestra interpretación sigue siendo la misma, era mucho más clara la norma del artículo 56 anterior que en el vigente.-

¿DESDE CUÁNDO RIGE ESTA REFORMA?

Rige de inmediato. El artículo 9 de la ley 26.086 dice: "Cláusula transitoria. Los juicios excluidos por el artículo 21, que a la fecha de entrada en vigencia de esta ley se encuentren radicados ante el juez concursal le serán aplicadas de inmediato las modificaciones introducidas por esta ley a la competencia material, debiendo ser remitidas las actuaciones a la justicia originariamente competente dentro de los QUINCE (15) días hábiles. Quedan exceptuados aquellos casos en los que en el expediente se hubiera dictado el llamado de autos para sentencia, los créditos de pronto pago y aquellos juicios en los que se hubiera optado por la verificación del crédito según lo previsto por el artículo 21, inciso 1º de la Ley Nº 24.522".

LOS ACREEDORES LABORALES EN EL APE

En el acuerdo preventivo extrajudicial los acreedores laborales siguen en la misma situación que se encontraban antes de la reforma.-
No existe el pronto pago laboral, por tanto deben seguir sus ejecuciones adelante, como si no hubiese acuerdo.-
Las dudas que se plantearon antes de la reforma, estaban referidas a si se produce la suspensión de las acciones iniciadas y la imposibilidad de iniciar nuevas de causa o título anterior o no. Sabemos que gran parte y prestigiosa doctrina decía que no se ven afectadas por el acuerdo y que pueden seguir sus procesos adelante, nosotros opinábamos que ante lo expresado en el artículo 72 in fine en forma tan clara las acciones quedaban suspendidas.-
Hoy debemos cambiar nuestra afirmación porque nos encontramos conque el artículo 72 in fine no ha sido modificado, por tanto sigue teniendo la remisión al artículo 21 incisos 2 y 3, los que sí han sido reformados y han excluido al proceso laboral de la suspensión, por tanto nos vemos obligados a decir que conforme están redactadas las normas en el día de hoy si se produce la suspensión de los juicios laborales. No se ha producido modificación con respecto al fuero de atracción, puesto que el acuerdo preventivo extrajudicial, nunca produzco la atracción de los procesos al juzgado concursal.-
En resumen en el acuerdo preventivo extrajudicial, conforme a como está redactada la legislación concursal a la fecha, no se produce ni la suspensión, ni la atracción de los procesos laborales, los que deberán seguir tramitándose de la manera que venía haciéndoselo, pero no gozarán tampoco del pronto pago laboral.-

EL CREDITO LABORAL EN LA QUIEBRA

Se ha producido la modificación del artículo 132 de la ley concursal. El párrafo que expresaba "A los juicios laborales se le aplica lo previsto en el art. 21 inc. 5" que obligaba a la verificación del crédito, cuando no procediera el pronto pago laboral, conforme al procedimiento previsto en los art. 32 y siguientes ha sido suprimido.-
El artículo 132 reformado remite a la excepción del artículo 21 en sus incisos 1 a 3, es decir, permite en el fuero laboral proseguir el juicio ante el juez natural o verificar su crédito.-
"Artículo 132: Fuero de atracción. La declaración de quiebra atrae al juzgado en el que ella tramita, todas las acciones judiciales iniciadas contra el fallido por las que se reclamen derechos patrimoniales. Salvo las ejecuciones de créditos con garantías reales, quedan exceptuados de este principio los casos indicados en el artículo 21 inciso 1) a 3) bajo el régimen allí previsto."
¿Hasta cuando se puede optar? Creemos al igual que el concurso que la ley no limita el momento de optar, podrá hacerlo el trabajador hasta el momento anterior a la sentencia.-
Indudablemente que el presentarse tarde no lo eximirá de las consecuencias del artículo 223 LCQ no reformado que indica "Los acreedores que comparezcan en el concurso, reclamando verificación de créditos o preferencias, después de haberse presentado el proyecto de distribución final, sólo tienen derecho a participar de los dividendos de las futuras distribuciones complementarias, en la proporción que corresponda al crédito total no percibido".-
Si bien la jurisprudencia se ha manifestado en la no aplicación de la prescripción dispuesta por el artículo 56 LCQ, el presentarse tarde en la quiebra puede generar éste inconveniente de que se encuentre aprobado el proyecto de distribución final y por tanto no puede percibir monto alguno.-

ALGUNAS DIFICULTADES DEL CONCURSADO

El concursado pasará con esta ley a tener mayores dificultades como las que mencionaremos
1.- El síndico en la ley anterior sólo vigilaba la administración que realizaba el concursado, hoy tiene que realizar un profundo informe dentro de los 10 días de su designación y efectuar un control e informe mensual sobre el mismo, por lo que tendrá un seguimiento estricto de la actividad del concursado.-
2.- El acreedor laboral en el régimen anterior tenía en el concurso dos opciones verificar su crédito o iniciar un incidente de pronto pago. En el primero de los casos si su crédito se declaraba verificado, si era quirografario debía someterse al acuerdo homologado; si era privilegiado debía esperar para ejecutar su crédito a la homologación del acuerdo. Si optaba por el pronto pago debía iniciar un incidente y en caso de que surgiera claramente de la documentación del deudor su crédito cobraría con el resultado de la explotación, o sea, casi nunca.
Con el sistema actual, además de haberse ampliado incluso hasta para las multas el pronto pago, el mismo será de oficio basado en el listado que realizará el síndico dentro de los 10 días de haber aceptado el cargo y abonado con fondos líquidos disponibles y en caso de no haberlos con el 1 % de los ingresos brutos mensuales de la concursada.-
3.- La cantidad de multas que autoriza nuestra ley laboral en el juicio laboral tradicional se discuten y en muchos casos no se aplican, en cambio al parecer, en este nuevo sistema de la ley serán de aplicación automática en el pronto pago laboral.-

CONCLUSION

Nuevamente nuestra ley concursal ha sido sometida a una reforma impensada, como las anteriores.-
En el contexto total de la ley se ha perdido su uniformidad. No criticamos todo lo reformado, pero si que la ley pierde unidad de interpretación con las tres últimas reformas.-
La situación del empresario con esta reforma será peor que la aplicación del derogado inciso 8 del artículo 11 de la ley 19.551, que exigía estar al día con las obligaciones laborales y provisionales para presentarse en concurso.-
Si bien somos consientes que los trabajadores pierden y mucho en cualquier proceso concursal, tampoco las soluciones que se den deben ser impensadas.-
El pronto pago laboral, con los rubros que contempla en la fecha, no funcionará.
El pronto pago laboral sólo debe ser referido a las remuneraciones no percibidas y a las indemnizaciones por accidentes de trabajo, pero no tener en cuenta el exceso de multas que la ley laboral impone al empresario. Los fondos que se utilicen para abonarlos deben ser los que quedan libres después de haber abonado los necesarios al giro normal de la empresa.-
No queremos dejar de hacer referencia al síndico. La función que se le impone es imposible de desarrollar, pero no es materia específica de este trabajo.-
Con leyes pensadas o "no pensadas" como la presente sólo logramos incrementar la desocupación al atacar las empresas que son las productoras de trabajo.-
No es ésta la solución, sino la que venimos pregonando desde largo tiempo atrás. Al trabajador no hay que descuidarlo, creemos un muy buen régimen de seguros de desempleo, de accidentes y de enfermedades y no pretendamos dar la solución a través de leyes que tienen como función el comercio y no la seguridad social.-
Pobre mi empresa querida si los legisladores no se dan cuenta de todas estas cosas.

WALTER RUBEN TON

Imprimir

Estudio Jurídico Ton & Asoc
Don Bosco 22 - Mendoza - Argentina
Teléfonos: 54-0261-4204242 ó 54-0261-4298481