¿DEBILIDAD O FUERZA DE LAS PYMES?

En nuestro tiempo ha cambiado la concepción tradicional del contrato comercial. Las grandes empresas cada vez más fuertes, han ido logrando un predominio en estos temas, a través de la contratación en masa, con cláusulas predispuestas o por formulario. Es decir, en buen romance, que los poderosos imponen las condiciones contractuales.
Las grandes empresas transnacionales se apoderan de los mercados en una forma tiránica.-
Del otro extremo tenemos la reacción a través de la intervención del estado, que no es buena de ninguna manera.-
Con respecto al consumidor tenemos normas protectorias como el artículos 42 de la constitución nacional o la ley 24.240 entre otras.-
Pero toda esta normativa está referida al consumidor y ¿quién es el consumidor?.
Con una respuesta rápida diremos: Es el destinatario final de los bienes.-
Esto intentaría solucionar el antagonismo entre estos dos sujetos: la gran empresa y el consumidor final de los bienes.-
Pero no todas las contrataciones que no sean entre éstos sujetos se realizan entre iguales.-
Cuando las contratantes son dos empresas distintas, la protección al consumidor indudablemente que no se aplica y podemos afirmar que la contratación realizada entre una poderosa transnacional y una PYME es igualitaria y se pueden discutir libremente las condiciones del contrato.-
Indudablemente que no. La empresa poderosa es la que impondrá la condición que a ella le resulte conveniente.-
Nuestra preocupación radica en como podemos mejorar esta situación, no obstante, dejar aclarado que defendemos la libertad de comercio y de contratación, no consideramos buenos los intervensionismos estatales. Creemos que toda protección excesiva, termina causando daños al protegido y a la comunidad en general, como experiencia de ello, mencionamos el derecho protectorio laboral o las promociones impositivas.-
EL PROBLEMA DEL CRÉDITO EN LAS PYMES
Nuestro país está transitando una dura etapa, indudablemente que tenemos que apostar a las tablas de salvación que puedan llevarnos a tierra firme.
Nos hemos quedado sin crédito y con poca capacidad de producción. No pretendemos que toda la solución venga en manos de las PYMES, pero es un buen instrumento que no podemos dejar de lado.-
En este punto no preguntamos ¿ha sido protegida de alguna manera?
La ley de sociedades y la ley de concursos prácticamente no las han tenido en cuenta, son muy pocas las normas que han receptado alguna solución especial a éste tema, pero si hay normas que han referido a ellas.-
Comenzaremos por la ley 24.760 de facturas de crédito. ¿Qué prentedía esta ley?. Crear un instrumento (título de crédito) obligatorio para estas contrataciones empresarias, otorgándole carácter de título ejecutivo, formal, autónomo y transferible por endoso.
El motivo del mismo era permitir una negociación crediticia más conveniente para las empresas más débiles, con intereses más bajos y que permitiera con mayor facilidad el descuento de éstos títulos o servir en mejores condiciones para las operaciones de factoring.-
En el informe de Miguel Balestrini ya se refería a las PYMES al decir "La ley tiene por objeto reducir la tasa de interés en beneficio de las PYMES mediante el fortalecimiento de su sistema de garantías"
Sabemos que en la práctica estas normativas han quedado en el camino de las buenas intenciones, por el poco uso que se la ha dado a este instituto.-
La ley laboral 25.300 de fomento para la micro, pequeña y mediana empresa, quería su fortalecimiento competitivo cuando desarrollaran actividades productivas en el país, que tampoco cumplió su cometido.-
Ley 25.551 de Compre Trabajo Argentino cuya pretensión es que la administración pública otorgue preferencia a la adquisición o locación de bienes de origen nacional. Incluso con una ventaja adicional para las sociedades calificadas como PYMES.-
Debemos buscar elementos adecuados para lograr la financiación y mencionaremos a título de ejemplo alguno de ellos.-
La ley 24.441 incorporó en nuestra legislación un instrumento que se debe utilizar adecuadamente, que es el fideicomiso. Este instituto, estaba en uso antes de la sanción de la ley, pero fue bueno reglamentarlo. Esto puede ser un instrumento adecuado para lograr financiaciones adecuadas. Esta misma ley incorporó el Leasing, que fue remozado por la ley 25.248 y que es otro buen elemento de financiación para las PYMES.-
Se incorporó a nuestra legislación las Sociedades de Garantía Recíproca, con socios protectores que dan garantía a sus patrocinados.-
La Bolsa de Comercio está trabajando un instrumento muy útil para las PYMES la Negociación de Cheques de Pago Diferido. Si el comprador o contratista, emisor del cheque es una empresa de primera línea, su empresa proveedora (PYME) puede conseguir una tasa muy baja, por la negociación de éstos títulos.-
Y soñando un poco más lejos, no habría posibilidad de que las PYMES emitan títulos que coticen en bolsa, en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires incluso le están pidiendo menos requisitos que a las empresas cotizantes normales.-
En este momento de tasas bajas de interés para los inversores en el circuito financiero, se debe aprovechar de incentivar las inversiones en el mercado de capitales y si estas inversiones pueden estar dirigidas a las PYMES mucho mejor será el resultado.-
Se deben recrear mercados de negociación de títulos para las PYMES como fueron por ejemplo la negociación de certificados de granos y porque no de añejamiento de vino.-
En definitiva se debe priorizar la transparencia y premiar a las empresas serias, permitiéndoles crecer adecuadamente cuando no se dediquen a la especulación, sino a la inversión.-
CONCLUSIÓN
Consideramos que hoy debemos dedicarnos a proteger de alguna manera a las PYMES, no con un proteccionismo que las haga ineficientes, sino permitirles acceder a condiciones similares a las de las grandes empresas en cuanto al acceso al crédito o a la libertad de contratación.-
Nuestro país merece y debe desarrollarse y las PYMES son un instrumento adecuado para ello. Cuidémosla.-


WALTER RUBEN TON

Agosto 2004

Imprimir

Estudio Jurídico Ton & Asoc
Don Bosco 22 - Mendoza - Argentina
Teléfonos: 54-0261-4204242 ó 54-0261-4298481