EL ABUSO DE LOS PEQUEÑISIMOS CONCURSOS

Estamos viviendo en la justicia concursal local y también en la del resto del país el atoramiento de los juzgados por lo que hemos dado en denominar los "pequeñísimos concursos"
¿A que nos referimos con tal expresión?
Una gran cantidad de sujetos que tienen alguna deuda, sin ser comerciante, ni tener actividad productiva alguna, en la mayoría de los casos "empleados públicos" hacen uso de esta herramienta concursal, para solucionar su problema.-
Dijimos hace ya bastante tiempo en unas jornadas realizadas en la Ciudad de Rosario que "Se debería contemplar en la ley concursal un mínimo de activo para poder presentarse en concurso.-
Previendo algún sencillo procedimiento alternativo para el resto de los casos".-
Debemos distinguir en primer lugar el pequeño concurso que es legítimo y es al que más hay que proteger, nos referimos a las PYMES y el abuso del derecho que se produce cuando alguien que no tiene actividad productiva hace uso de este instrumento.-
La ley 24.522 pocas referencias hace a los pequeños concursos Poco dice de su régimen aplicable Casi no hace diferencia entre ellos para todos los procesos usa el mismo pesado procedimiento.-

DISTINTOS TIPOS DE CONCURSO REQUIEREN DISTINTAS SOLUCIONES.-

Los memoriosos recordaremos que nuestro régimen concursal dividía a los concursos civiles y comerciales.-
Creemos que esta división era de mucha utilidad, puesto que las exigencias de registraciones, en especial las contables son muy distintas para el comerciante, que para quien no lo es.-
También hay que distinguir por la actividad no es lo mismo el concurso de una gran cadena de supermercados o de venta de artículos del hogar, que el de un agricultor, o el de un artesano.-
Por que motivo le vamos a dar la misma complejidad a todos ellos.-
El tratamiento debe ser distinto por ej. para empresas financieras, industriales, comerciales, agropecuarias, prestadoras de servicios y prestadoras de servicios públicos

EL CONCURSO DE LAS PYMES

En la realidad económica, la mayoría de las empresas existentes en nuestro medio son pequeñas o medianas, nuestra ley concursal no ha contemplado esa realidad, como otras ramas legislativas.-
En materia laboral la ley 24.467 sancionada el 15-03-95, modificada parcialmente por la ley 25.300 del año 2.000, intentó promover su crecimiento y desarrollo, intentando facilitar el acceso al crédito, intentando en ciertos casos de cumplimiento de requisitos laborales una disminución en la tasa de interés, creemos que no lo logró, pero por lo menos lo tuvo en cuenta.-
Se crearon también las sociedades de garantía recíproca, que no tuvieron todo el éxito esperado.-
Se creo también un régimen especial para ciertos contratos de trabajo.-
Incluso se hizo obligatorio el uso de la factura de crédito ley 24.760 en defensa de ellas.-
Pero en materia concursal, como ya anticipáramos no se les ha dado ningún tratamiento diferencial, más sencillo y económico, que el de utilizar el pesado esquema del concurso actual.-
De todas maneras no es éste el problema

MONTO MINIMO DE ACTIVO PARA LA PRESENTACION EN CONCURSO.-

Es el concurso un proceso muy caro, que moviliza complejos órganos jurisdiccionales, por lo que se transforma en un desgaste inútil cuando su motivo es sólo parar un remate de una mesa y seis sillas.-
No pretendemos de ninguna manera desmerecer a quien no tiene un patrimonio neto cuantioso, sino dejar en claro, que él mismo será beneficiado por un proceso más sencillo y económico.-
El límite que pretendemos debe ser extraído del activo y no del pasivo como indica la ley vigente.
Hemos dicho en otras oportunidades, que el activo de las empresas ha sufrido una profunda alteración.-
Nos resulta muy difícil a los operadores jurídicos, entender el valor de los activos intangibles, como las marcas, el valor llave o prestigio, los contratos de leasing, la posibilidad de explotar franquicias, las opciones de compra, los recorridos de una empresa de transporte y otros más, especialmente cuando son autogenerados y no se encuentran en el balance de las empresas.-
¿Qué son los bienes intangibles?. Como lo dice su nombre aquellos que no se pueden tocar, en realidad son las marcas, los nombres comerciales, el valor llave, entre otros.-
Esta es una reciente preocupación del derecho concursal, puesto que la composición de los activos ha cambiado mucho con el correr del tiempo.-
Tradicionalmente la propiedad inmobiliaria, era la más importante en la composición del activo, hasta que los economistas, comenzaron a advertir, que era más importante la evolución que tenía el capital y la cantidad de veces que el mismo crecía.-
Los activos inmovilizados dejaron de ser útiles para el desarrollo empresario, lo importante eran los activos productivos.-
En el manejo empresario a veces es mejor no adquirir la propiedad de un bien, sino su uso, como por ej. el leasing, o el alquiler de los mismos.-
Esto ha hecho que se produzca el cambio mencionado en la composición de los activos.-
La ley concursal, ha receptado en la reforma de la ley 25.589, el tema de los intangibles en el art. 39 inc 2.-
Pero debemos entender, por fin, que hoy el activo empresario, ha cambiado mucho en su composición.-
Una empresa bien gerenciada es la que obtiene mayor utilidad con menor activo físico.-
El valor de las empresas actuales es su capacidad de generar recursos y un buen gerenciamiento, es la aplicación correcta de ellos.-
Los juristas nos hemos desentendido de la economía, y el derecho debe ser el marco de ella.-
No se puede opinar en derecho, sin intentar conocer someramente los procesos económicos.-
Por lo dicho es muy difícil fijar un límite mínimo al activo, puesto que con muy poco activo tangible, pueden haber operaciones brillantes, por lo que debe hacerse una doble fijación de monto mínimo de activo y de capacidad de generar negocios, a lo mejor analizando los montos de las ventas o servicios prestados del ejercicio.-
De todas maneras, su fijación, será política legislativa, conforme a la realidad económica del país,.-

LA ARDUA LABOR DEL SINDICO

Debemos reconocer que el trabajo de la sindicatura es arduo y difícil, tal como esta regulado hoy en nuestra ley concursal.-
Requiere que el mismo haya realizado cursos de especialización y profundos estudios.-
Esto es muy útil en los grandes procesos concursales.-
Pero cuando el concurso es de poca entidad, nos preguntamos ¿vale la pena tanto esfuerzo?. No se podrá realizar un proceso más sencillo.-
El art. 275 de la ley al hablar de los deberes del síndico, ninguna distinción hace en el caso de los pequeños concursos establecidos por la ley.-
El informe individual del art. 35 es exactamente igual y el informa general del art. 39 si bien podrá suponerse que no trataría el inc,.10 en su referencia a la ley de defensa de la competencia, creemos que tal como está estructurado deberá ser tratado también por el síndico, dado que una gran empresa puede quedar sólo en un mercado en forma monopólica.-
Como colorario de todo este proceso no obtendrá remuneración adecuada.-


RELACION DE ACTIVOS Y PASIVOS

Profundas discusiones han surgido sobre la temática de la relación de activos y pasivos.-
Puede un concurso tener un pasivo en varias veces superior a su activo.-
Consideramos que ambas posturas son muy respetables.-
Es moralizador no permitir que se concurse quien tiene un patrimonio neto negativo.-
Pero nuestra realidad nos indica que hoy se puede hacer cualquier propuesta, incluso no vemos obstáculo legal a una propuesta que diga que se pagará 0 a los acreedores.-
Los defensores de la no aplicación del límite que existía en las propuestas del 40 %, siempre dijeron que la voluntad de los acreedores, muchas veces era poder seguir con esa relación comercial con el concursado, que a lo largo del tiempo les redundaría mayor provecho, que el cobro de una acreencia.-
Quienes sostenemos la otra postura decimos que hay que cuidar al acreedor que no vota, o al que votó en contra, de alguna propuesta expropiatoria de su capital.-
Nunca se llegará a un acuerdo, el tema siempre será decidido por la política legislativa, pero conforme a nuestra legislación vigente e incluso a la anterior que tenía el límite, consideramos que no se puede impedir el concurso de una empresa por su patrimonio neto negativo.-
CONCLUSION

La administración de justicia en nuestro país se encuentra colapsada por la cantidad de causas, que se tramitan. La justicia concursal no es una excepción a éste principio, por tanto, hay que evitar los procesos con mayores complicaciones que las necesarias.-
En los pequeñísimos concursos, termina siendo mayor el costo que el beneficio que se obtiene. Hay que buscar alternativas, para que el sistema que tenemos vigente, funcione para los concursos importantes, pero hay que lograr escalas intermedias, para los pequeños concursos y para los pequeñísimos.-
Tenemos que entender definitivamente que aunque estén en la misma ley la quiebra tiene una finalidad distinta, al concurso, por tanto, en este caso no es necesaria la distinción que mencionamos.-
Hay que lograr agilidad y celeridad en los procesos, porque la justicia lerda no es justicia y para ello hay que lograr procesos sencillos cuando pueda hacerse de esa manera.-


WALTER RUBEN JESUS TON


 

Estudio Jurídico Ton & Asoc
Don Bosco 22 - Mendoza - Argentina
Teléfonos: 54-0261-4204242 ó 54-0261-4298481