LA FRANQUICIA Y EL FRUSTRADO PROYECTO DE UNIFICACION CIVIL Y COMERCIAL DEL AÑO 1.998


Los novedosos contratos llamados de distribución comercial han tomado auge en los últimos años en nuestro país, al permitir que los productos puedan ser distribuidos de manera más eficiente y con menores costos.-
La franquicia es uno de los contratos que mejor se adapta para la comercialización de servicios o productos a través de formas ya probadas y con éxito, que pueden ser utilizadas por otros sujetos distintos para cubrir territorialmente la comercialización.-
En nuestro país no existe hoy una legislación que enmarque las obligaciones de los participantes en éste contrato.-
Tuvimos sí un proyecto de ley que intentó regularlo en el año 1.998 pero que no llegó a ser ser sancionado.-
No se trata de un contrato nuevo, Lopez Cabana citando a Mizraji, dice es un contrato que se conoce hace más de 100 años, A fines del siglo XIX, Coca-Cola utilizaba este sistema para los procesos de embotellamiento y elaboración de su tradicional bebida, a lo largo de todos los Estados Unidos. También lo implementó Singer en el mismo país y luego la franquicia invadió Europa, principalmente Francia, Italia y España.-
La franquicia es un contrato realizado entre dos empresas independientes. Que fue definido por el proyecto de reforma de 1.998 de la siguiente manera: Por el contrato de franquicia, el franquiciante otorga al franquiciado el derecho a utilizar un sistema probado, destinado a comercializar determinados bienes o servicios bajo el nombre comercial o la marca del franquiciante, quien provee un conjunto de conocimientos técnicos (know how) y la prestación continua de asistencia técnica o comercial, contra una prestación directa o indirecta del franquiciado.
El franquiciante debe ser titular exclusivo del conjunto de los derechos intelectuales, marcas, patentes, nombres comerciales, derechos de autor y demás comprendidos en el sistema bajo franquicia; o, en su caso, tener derecho a su utilización y transmisión al franquiciado en los términos del contrato.
Este mismo proyecto normativo establecía claramente las obligaciones del franquiciante que eran entre otras las siguientes:
a) Proporcionar, con antelación a la firma del contrato, información económica y financiera sobre la evolución de dos (2) o más unidades similares a la ofrecida en franquicia, que hayan operado un tiempo suficiente, en el país o en el extranjero.
b) Comunicar al franquiciado el conjunto de conocimientos técnicos, aun cuando no estén patentados, derivados de la experiencia del franquiciante y comprobados por éste como aptos para producir los efectos del sistema franquiciado.
A este fin, el franquiciante debe entregar al franquiciado un manual de operaciones con las especificaciones útiles para desarrollar la actividad prevista en el contrato.
c)Proveer de asistencia técnica para la mejor operatividad de la franquicia durante la vigencia del contrato.
d) Si la franquicia comprende la provisión de bienes o servicios a cargo del franquiciante o de terceros designados por él, asegurar esa provisión en cantidades adecuadas y a precios razonables de mercado.
Estableciendo como obligaciones mínimas del franquiciado:
a) Desarrollar efectivamente la actividad comprendida en la franquicia, cumpliendo las especificaciones del manual de operaciones y las que el franquiciante le comunique en cumplimiento de su deber de asistencia técnica.
b) Proporcionar las informaciones que razonablemente requiera el franquiciante para el conocimiento del desarrollo de la actividad y facilitar las inspecciones que se hayan pactado o que sean adecuadas al objeto de la franquicia.
c) Abstenerse de actos que puedan poner en riesgo la identificación o el prestigio del sistema de franquicia que integra
d) Mantener la confidencialidad de la información reservada que integre el conjunto de conocimientos técnicos trasmitidos y asegurar esa confidencialidad respecto de las personas,dependientes o no, a las que deban comunicarse para el desarrollo de las actividades. Esta obligación subsiste después de la expiración del contrato.
e) Cumplir con las contraprestaciones comprometidas, entre las que pueden pactarse contribuciones para el desarrollo del mercado o de las tecnologías vinculadas a la franquicia.
Se establecía un plazo mínimo de cuatro años, sin embargo el plazo inferior puede ser pactado si se justifica específicamente por situaciones especiales como ferias o congresos, actividades desarrolladas dentro de predios o emprendimientos que tienen prevista una duración inferior, o similares.
Al vencimiento del plazo, el contrato se entiende prorrogado tácitamente por plazos de un (1) año, salvo expresa denuncia de una de las partes antes de cada vencimiento.
Establecía cláusulas de exclusividad para ambas partes y establecía el territorio como exclusivo, pero este territorio podía ser incluso, como es en muchos casos, un centro comercial. No obstante las partes podían limitar estas cláusulas.-
Muy importante era lo que establecía con relación a las responsabilidades Las partes del contrato son independientes. En consecuencia:
a) El franquiciante no responde por las obligaciones del franquiciado, salvo disposición legal.
b) Los dependientes del franquiciado no tienen relación jurídica con el franquiciante.
c) El franquiciante no responde ante el franquiciado por la rentabilidad del sistema otorgado en franquicia.
No obstante, el franquiciante responde por defectos de diseño del sistema.
El franquiciado debe indicar claramente su calidad de persona independiente en sus facturas, contratos y demás documentos comerciales; esta obligación no debe interferir en la identidad común de la red franquiciada, en particular en sus nombres o rótulos comunes y en la presentación uniforme de sus locales, mercaderías o medios de transporte.
También tenía disposiciones con respecto a la extinción del contrato de franquicia y al preaviso si éste no tenía plazo determinado
En los casos de este inciso, si el franquiciado tiene obligación de no competencia, el franquiciante debe readquirir al franquiciado los productos que éste ha adquirido o producido para atender a la franquicia, en las cantidades que fueren razonables atento al desarrollo ordinario del negocio y a los precios de adquisición o producción con más sus gastos directos.
La cláusula que impida la competencia del franquiciado después de extinguido el contrato por cualquier causa, es válida hasta el plazo máximo de dos (2) años y dentro de un territorio razonable habida cuenta de las circunstancias. Sin embargo, esta cláusula no es válida en los contratos de franquicia que no exigen exclusividad del franquiciado en el ramo de productos comprendidos.
No queremos decir que fuese ésta la norma perfecta. Muchas cosas podrían probablemente mejorarse pero por lo menos nos daría un marco jurídico para este contrato que como ya hemos dicho puede ser muy útil a los efectos de la comercialzación.-
Como conclusión pensamos que debe avanzarse legislativamente sobre este instituto y que se debe incentivar su uso, en forma adecuada, por que es un buen instrumento jurídico, para poner a disposición de las empresas.-
No pensemos solamente que pueda ser aplicable a grandes empresas puede servir también a las PYMES, para lograr una complementación que les facilite la competencia y la reducción de costos, por eso lamentamos que se haya frustrado este proyecto legislativo.-


WALTER RUBEN TON

Octubre 2004

Imprimir

Estudio Jurídico Ton & Asoc
Don Bosco 22 - Mendoza - Argentina
Teléfonos: 54-0261-4204242 ó 54-0261-4298481